Viviendas obreras de Independencia son visibilizadas en recorridos patrimoniales de ‘Cultura Mapocho’


El tema de la vivienda social ha sido un tema mediático en los últimos meses, sobre todo porque ocurrió en comunas del sector Oriente de Santiago. Esta historia es de comienzos del siglo XX a raíz de la irrupción masiva del campo a la ciudad. Para comprender esté fenómeno socio-geográfico, Citoyens 102.5 FM conversó con los historiadores Dante Figueroa y Julio Alarcón, integrantes de ‘Cultura Mapocho’, quienes relataron – además – acerca del poblamiento de ‘La Chimba’ y de los recorridos patrimoniales por viviendas sociales en la comuna de Independencia.

El equipo de investigadores de ‘Cultura Mapocho’ lleva años creando recorridos ciudadanos por la ciudad, lo que permite que chilenos y extranjeros pueden conocer el patrimonio arquitectónico y social de barrios, viviendas sociales y poblaciones obreras. Un ejemplo de ello sucedió el domingo 29 de julio, denominado: ‘Independencia en el siglo XX, las viviendas sociales al otro lado del río’, una ruta histórica y patrimonial para redescubrir el desarrollo urbano que fue construido durante el siglo XX en el sector norte de la ciudad.

‘Al otro lado del río’, fue la denominación para este lugar de amplias chacras conocido como “La Chimba” en la época colonial, que desde la segunda mitad del siglo XX dio acogida a centenares de trabajadores gracias a las primeras leyes habitacionales que permitieron construir viviendas obreras. Estas primeras medidas estatales fueron de quienes vivían una problemática social evidenciada en hacinamiento y malas condiciones de salubridad. En 1885 este sector albergaba a cerca de 17 mil personas, relataron ambos historiadores.

Para el magister en historia, Dante Figueroa, las viviendas sociales fueron construidas a inicios del siglo XX como una forma de tomar conciencia del problema social que se estaba manifestando exponencialmente. La ‘Cuestión Social’ gatilla que el Estado promulgue leyes y normativas para implementar ‘habitaciones sociales’, el fomento a la construcción, la baja a los tributos inmobiliarios y la organización de los trabajadores en mutuales. “En Independencia el proceso responde a establecimientos de viviendas obreras bajo la Caja de Empleados Particulares, quienes construían para obreros y sectores medios” – acotó Julio Alarcón.

La vivienda social de esos tiempos debe situarse como un hito histórico: “la construcción obrera era una vivienda higiénica y que se diferencia de los conventillos porque ofrecía mejores condiciones de ventilación y de iluminación, más espaciosa, entre 70 y 80 metros cuadrados, y más. Hay que pensar que las familias eran grandes”, señaló Julio Alarcón.

La historia del lugar se inicia en el siglo XV, cuando los españoles usaron ‘La Chimba’ para llegar y salir hacia el Norte, bajo los mismos terrenos que cruzaban el ‘Camino del Inca’ y que fueron testigos de la entrada del Ejercito Libertador a la ciudad. Posteriormente, el Río Mapocho fue utilizado como una línea divisoria y segregacionista para aislar a quienes vivían en el casco histórico de Santiago.

El poblamiento y la conformación urbana del sector no fue una casualidad política, ‘al otro lado del río’ se instalaron cementerios, la Vega Central, hospitales, sanatorios, poblaciones y viviendas sociales-obreras, que permitieron solucionar problemática de ordenamiento social para los sectores más populares, comentó Dante Figueroa.

Recorridos Ciudadanos
Estas sabrosas y poco conocidas historias se relatan en los recorridos que realiza el equipo de ‘Cultura Mapocho’, su objetivo no es otro para mostrar la identidad de un barrio, la idea es que el curioso visitante explore y descubra la ciudad con otros ojos. En este recorrido por la comuna de Independencia el público aprende a re-conocer las viviendas obreras, y donde tal vez muchas veces caminaron por allí, pero sin saber que detrás de esas construcciones había historia y testimonios de vida.

Más informaciones en www.culturamapocho.cl

Volver a escuchar la entrevista: viernes 27 de julio.

Deja un comentario