Hace 20 años que la UNESCO viene promoviendo cada 23 de abril la celebración del “Día Internacional del Libro y el Derecho de Autor”, en conmemoración de los fallecimientos de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y del Inca Garcilaso de la Vega. Es por ello que Citoyens 102.5 FM realizó un programa especial sobre este tema y conversó con Víctor Sáez, Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile, SECH, y Yorka Vega Sepúlveda, gestora cultural y directora Ejecutiva de Biblio-Vega “El fruto de los libros”, un proyecto innovador enclavado en el corazón de la Vega Central.

Según datos del Ministerio de Educación, la sociedad chilena no es asidua a la lectura, son pocos los jóvenes, adultos y adultos mayores que leen libros. Por ello, la entidad de gobierno busca estrategias que incentiven a estudiantes y ciudadanos para que generen mayores conocimientos a través de la lectura. “La primera etapa del gobierno fue diagnosticar el déficit de acceso y uso de la infraestructura que tiene el país, eso ya está hecho. En la segunda etapa, se ha pretendido responder al diagnóstico con políticas públicas, estamos en la etapa de la aplicación”, según Víctor Sáez.

Para el presidente de la SECH, es conveniente tener en claro que estamos en un modelo de sociedad de consumo, pero que irónicamente no consume libros. “Toda política al fomento lector debe partir por un principio básico: re-humanizar las relaciones humanas. La implementación de estas políticas están quedando coja porque las personas que deben aplicarlas no cuentan con las competencias para ello, pero se debe dejar en claro que la clase política se mueve por interés y no por políticas. Esto se suma además, que los gobiernos les interesa tener ciudadanos cada vez menos informados para que no sean tan críticos y así mantenerlos encasillados para que después no cobren nada”.

En tanto, Yorka Sepúlveda, directora Ejecutiva de Biblio-Vega, plantea que la ausencia de una cultura o proyectos culturales no es causa de la baja lectura o de comprensión lectora, porque según su experiencia, en los últimos años ha aumentado la lectura en los jóvenes, pero si reconoce que la cultura es una industria cultural: “El problema para mí está en el acceso, la información se realiza, informamos pero no comunicamos, no generamos conocimiento, no hay cambio, no hay avance”.

Para innovar y generar estrategias de acercamiento a la lectura, se crearon diversas actividades en la Biblio Vega, un proyecto que lleva 11 años y de manera autofinanciada, donde ciudadanos comunes y corrientes motivados por una ayuda social y cultural son voluntarios en este proyecto: “El fruto de los libros”. Aquí la biblioteca va hacia el usuario con técnicas como los “susurradores”, personajes que provienen de los ‘cuenta-cuentos’, ellos deben susurrar al oído de los comerciantes a través de unos conos con frases picarescas, cuentos cortos, refranes, etc.

Para Yorka Sepúlveda el comienzo fue súper complejo aplicarlo en la Vega Central y a los comerciantes, pero ha tenido éxito. “No se si lo he logrado, estamos en proceso, es súper complicado, una alumna de arquitectura me dijo que estaba en un contexto poco convencional porque el público era distinto. El proyecto se reestructuró, este acercamiento no fue agresivo, hay un mito en el cual se pensaba que el locatario es una persona analfabeta, pero no es así, son comerciantes porque es una herencia, han crecido en el Barrio La Chimba» (la otra orilla en quechua).

Más adelante agregó que el usuario de este sector es exigente, «lo que más lee es sobre historia y biografías. El público que visita la Vega lo ve como algo pintoresco. Tenemos libros de lecturas complementarias, hay buenos textos como uno que habla de la Vega y temáticas de género: Mujeres en la Vega”.

Para ambos invitados acercar la literatura a los ciudadanos es bastante complejo, sobre todo para quienes nunca han sido motivados a leer, pero está el ejemplo de la innovación que se realizó a los vecinos y locatarios de la Vega. Esta actividad parte desde la ciudadanía, pero debemos entender que el Estado adolece de estrategias sobre cómo podamos acercarnos a la cultura, es por ello que se debe generar desde los escritores, gestores culturales, educadores, líderes de opinión, entre otros, con el fin de generar espacios de creatividad, seducir y cimentar espacios de lectura.

“Desde la sociedad de escritores, hemos insistido en la inclusión de escritores en la transmisión de la escritura en la sala de clases. Hay que ir inventando recursos para ganar lugares como la Biblio-Vega, hay que ir más allá”, afirmó Víctor Sáez.

Al final del programa ambos hacen un llamado a tomar un libro y ser parte de algo mágico que te lleva el leer una novela, un cuento, a un mundo de imaginación donde el rostro del personaje, los lugares y el entorno quedan a la re-creación del lector. Descubrir diversos conocimientos a través de sus páginas es algo irrepetible.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 22 de abril.