Tras la decisión de la corte de apelaciones de San Miguel de reabrir en un 10 por ciento de la capacidad del relleno de Santa Marta, conversó con Citoyens 102.5 FM, Andrés Zollner, vocero de la coordinadora de la asamblea ciudadana de Lonquén y Talagante, quien comentó el problema real de contaminación que genera el vertedero, sobre todo a las napas subterráneas con el derrame de líquidos percolados.

“No está garantizada la seguridad del vertedero”, según explicó Zollner. La reapertura está condicionada a dos medidas: primero, tiene una vigencia de 30 días y luego, frente a la inestabilidad deberá hacer una celda de seguridad ya que hay 200 mil toneladas de metros cúbicos de basura que quedaron en contacto con el suelo y éstas generan contaminación de las napas.

Los vecinos del vertedero Santa Marta hace 15 años que plantean las problemáticas de contaminación que se dan en el relleno, pero no han sido escuchados. “Venimos denunciado que la ubicación de este relleno no era el más óptimo, como fue en el periodo del ex presidente Patricio Aylwin, en esa época fue rechazado ya que la geografía del lugar no era apropiada, eso significa que no cumplía con las características básicas de un lugar más idóneo para instalar un relleno”, comentó el vocero de la Coordinadora.

Según las recomendaciones del Ministerio del Medio Ambiente, los terrenos de los vertederos deben ser planos, alejados de villorrios y con napas subterráneas a varios metros, entre otros aspectos topográficos. Santa Marta está ubicado en una zona de suelo agrícola, con terrenos buenos en cultivos y cuyas parcelas han perdido su plusvalía, con napas subterráneas a menos de dos metros de profundidad, además de ubicarse en ladera de un cerro. Esto significa que este vertedero cumple todos y cada uno de los requisitos de terreno NO apto para instalarlo.

Además los vecinos denuncian otros impactos que les cambiaron su calidad de vida, uno de ellos es el aumento del flujo vehicular, 500 camiones diarios que levantan material particulado y gases, sumando la contaminación acústica. A lo anterior, se suma un costo público, político y social, por ello es que presentaron un recurso de protección en la corte de apelaciones de San Miguel hasta para que la empresa adopte medidas, por lo cual se reabrió una parte del relleno.

Chile genera 16,9 millones de toneladas de basura al año, 6,5 por persona y solo reciclamos un 10 por ciento, según informa el Ministerio del Medio Ambiente. Por ello, la cartera ministerial trabaja en una Ley de responsabilidad, eso significa que el productor o fabricante que genere los residuos deberá hacerse cargo de sus desechos. Pero, para Zollner sería mejor crear políticas reales de reciclaje que sean definitivas y que aporten en la disminución de generación de basura domiciliaria.

El vocero de la coordinadora de la asamblea ciudadana de Lonquén también denunció que Santa Marta ha recibido desechos hospitalarios.”Hay una resolución del año 2014 para recibir residuos de carácter “categoría 3”, que son infecciosos. La comunidad nunca se enteró de esos desechos tóxicos. La Organización Mundial de la Salud (OMS), indica que estos desechos son contaminantes y hay una Ley que indica que no pueden llegar de forma directa a los rellenos sin antes ser tratados. “Estamos seguros que se hizo a la luz de la deuda del tema salud, por buscar un lugar para deshacerse de sus desechos tóxicos de la forma más barata. Se tomó una decisión económica por sobre las personas y sin pensar en la salud de los ciudadanos”.

Al ser consultado sobre la participación de los vecinos de la localidad, Zollner comentó que en un principio fue reacia, ya que la empresa realizaba un lobby de ‘Responsabilidad Social Empresarial (RSE)’ con la población y además daba trabajo a los vecinos, ayudaba a la población en problemas que no eran solucionables por el municipio. “En Lonquén no querían escuchar, pero hoy hay muchos que luchan por vivir en un ambiente libre de contaminación”.

Los vecinos a través de la coordinadora han presentado querellas criminales ya que están seguros que se han generado delitos y donde existen responsabilidades por la recepción de lodos de todo tipo. “Hay personas responsables, quién las recibió y quién trajo esos lodos”. Además el vocero de los vecinos planteó su propuesta de solución que apunta a la conformación de una comisión de expertos, que no tengan relación con la empresa o con el gobierno, que sean especialistas de la universidades estatales, para que analicen el relleno, vean cómo funciona y si cumple el lugar con la normativa. Aunque, algunos académicos del Centro Nacional del Medio Ambiente de la Universidad de Chile, han señalado que no existe peligro de contaminación de las napas subterráneas, ya que éstas se encuentran a más de 40 metros de profundidad.

Para la coordinadora es fundamental que una de las medidas para la reapertura haya sido la construcción de la celda, ya que así se podrán trasladar sólo 200 mil metros cúbicos de basura y en estos 30 días las autoridades tendrán la oportunidad de formar una comisión de expertos que digan lo que sucedió, sucede y sucederá con el relleno, agregó Zollner.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 12 de febrero.