Bajo un clima de tolerancia y mucho respeto se desarrolló el programa especial de Citoyens 102.5 FM, con motivo de conmemorar un nuevo ’11 de septiembre’, cuyos invitados: Roberto Thieme, ex secretario general de Patria y Libertad; el periodista, ex PC[i], Rafael Walker y el economista, ex MIR[ii], Manuel Hidalgo, entregaron sus testimonios sobre el Golpe de Estado que marcó la historia reciente de Chile.

“Amanecí detenido en la cárcel pública de Santiago, en una celda miserable tapado con diarios, ya que me entregué cuando terminaron las misiones de Patria y Libertad, y percibimos que la mano venía por otro lado”. Además, Roberto Thieme nos comentó que tras el Tanquetazo del 29 de junio, resolvió volver a Chile para salvar la dignidad política de Patria y Libertad, “en ese momento me hice cargo del movimiento”.

El periodista Rafael Walker dijo que ese día amaneció “como muchos otros esperando que viniera el golpe, con un grado de certeza. La situación estaba bastante clara, que ocurriría. La noche del lunes al martes, dormí de corrido, antes no lo podía hacer porque estaba en estado de vigilia. Me pilló así, a las 05.00 de la mañana me llaman y me avisan del primer movimiento de tropas. A las 07.00 de la mañana era algo evidente”.

Manuel Hidalgo, estudiante de Economía en la Universidad de Chile, “estaba en el hogar universitario con 60 compañeros, varios extranjeros. Los timbres sonaron, los estudiantes éramos miembros de algún movimiento de la época, como por ejemplo el MAPU[iii] y el MIR. Todos los estudiantes nos fuimos a los lugares de militancia, es así que me dirigí a la fábrica Yarur a reunirme con los compañeros. Yo asumí la dirección de los compañeros, ya que los caminos estaban cortados y los dirigentes de los trabajadores no pudieron llegar la fábrica. Nos dimos cuenta y acordamos que no podíamos hacer nada, ya que las armas eran menores. Había que entregar las instalaciones a los militares, no había razón para poner en riesgo a los trabajadores en algún enfrentamiento”.

¿Qué hicieron ustedes para que llegáramos al Golpe Militar?
El primero en responder fue Thieme, quien recordó que cuando la UP[iv] llega al Gobierno con un 36,6 por ciento – y debe ser ratificado por el Congreso -, le dio miedo. “Yo era un empresario pyme con un ADN anti-comunista impuesto por mis padres y las guerras. Yo me compré la versión del contexto de la guerra fría, en la cual el mundo se vio amenazado por los comunistas”.

Además, confirmó que leía El Mercurio y creyó en la campaña del terror que reinaba en el país. Tras esos hechos, Thieme abandona el país, se va a Argentina e instala su empresa. Y de tantas idas y venidas a Chile escucha un discurso de Pablo Rodríguez, se da cuenta que no puede arrancar como lo hizo gran parte de la derecha y se comprometió con ese proyecto fundado por el abogado Rodríguez denominado “Patria y Libertad”. Al ingresar lo designaron como secretario general. “Yo era el que hacía las cosas, y me responsabilizo de ello”.

En tanto, el periodista Walker cuenta que fue militante comunista desde los 16 años y tenía 18 para el Golpe de Estado. En 1964, él era un estudiante de colegio inglés y ese mismo año un avión lanzó volantes del candidato Allende, los recogió y los repartió en su barrio, se dio cuenta que no era bien mirado por sus vecinos. “Yo siempre tuve opinión, y en mi casa debía ser así para hacerme escuchar”.

Walker agrega que a mediados del año 1967, después de la muerte del “Che” Guevara, se fue a Antofagasta con el propósito de reemplazarlo, pero al bajar del bus lo esperaba Carabineros y lo mandaron de vuelta a la casa. “Cuando uno se hace comunista, es mucho más racional, tú estás cambiando de sitio, te desplazas de la pequeña burguesía a la clase obrera. En mi colegio organicé un centro de alumnos y también me lo tomé, sin ser militante de nada, solo simpatizante comunista. Recién en 1971 comencé a militar, recibí un carnet con distinción y muy involucrado en Gobierno Popular”.

Lo que Walker tenía bien claro es que en seis años no se podía hacer todo lo que la UP planteaba, es por ello que trabajaba para ganar las elecciones siguientes. “Las primeras medidas por si solas eran muy potentes, porque estas cambiando una estructura de poder, y los poderes se toman, no se ceden”.

Manuel Hidalgo, llegó a Chile en un contexto distinto al de su país natal –Perú-, un proceso desatado con la elección de Salvador Allende. “Todos se involucraban, nadie estaba al margen”. Llegó para estudiar Economía, porque en esa época buscaba un modelo que lo dejara explorar, y al llegar se encontró con un país que lo enamoró tras un proceso inédito e impresionante. “Yo no había militado antes en mi país, sino que llego acá y me involucro, ingreso a la Escuela de Economía y me incorporo a la Izquierda revolucionaria”.

Hidalgo, en mayo del ’71, ingresa al MIR. En su segundo año de carrera estudia la historia del movimiento obrero para entender la estructura y el pensamiento crítico, esto lo llevó a tener una idea que dicho movimiento no era nuevo, sino que tenía más de 30 o 40 años. “Éramos miles de estudiantes universitarios que estábamos en las fábricas, en las poblaciones, muchos profesores y estudiantes estábamos con los trabajadores, aprendiendo en terreno. Lo que sí tengo claro es que subestimamos al enemigo, nunca nos imaginamos que el control del imperialismo podría maquinar que no hubiese otra salida al Golpe. Fuimos incapaces de prever lo que venía, si no, podríamos haber sido capaces de dar otro curso a la historia”.

Al profundizar en las responsabilidades de los hechos acontecidos, Thieme planteó que “la Constitución del año ‘25 había que cambiarla, en ella no se planteaba la posibilidad de una segunda vuelta, eso hubiese significado otro resultado en las elecciones del ‘70”.

Thieme también indica que conocía de antes al Presidente Allende, ya que le fabricó unos muebles, y además reafirma su respeto hacia su persona, especialmente por el hecho que murió combatiendo por su proyecto. “Creo que todos nos equivocamos con el poder militar”. Afirma que después de 42 años tiene claro que Allende llega al poder gracias a la Democracia Cristiana y ese partido le entrega el Gobierno, pero no el poder, y que es la misma DC la que derrota Allende. “Le da luz verde a la intervención militar. Es aquí donde nos equivocamos, pasamos de los errores a los horrores”.

Al ser consultado que si Pinochet fue un traidor, Thieme recuerda que “Allende se equivoca al nombrar a Pinochet, este fue traidor al Presidente y a su propio ejército. Traiciona al Ejército por llevarlo al camino del neoliberalismo. Además traicionó a Prat[v] y a Bonilla[vi]. Lo mismo con Frei Montalva[vii], quien fue muerto por los servicios de inteligencia del Ejército”.

Rafael Walker comparte la visión del quiebre democrático, pero al ser consultado del por qué los políticos de Izquierda no han pedido perdón por hacer creer a muchas generaciones en un proyecto que fue inviable, responde que “hay cosas que se hicieron mal. Se debe reconocer que no se hicieron bien y que el pedir perdón pasa por un camino distinto”.

WAlker profundiza señalando que al no lograr una alianza con la DC, se precipitaron los hechos, también aclara que en la época había dos “movimientos DC”, uno encabezada por Tomic, muy conectado a la ideología de la Unidad Popular, de avanzada y que apuntaba a reducir a las injusticias sociales, y la otra DC, la de Frei, de Zaldívar[viii], que jamás llegaría a un acuerdo, no cedería el poder. “Frei era el hombre de Estados Unidos, ellos eran sus referentes, el Pentágono el Departamento de Estado. Este quiebre lo hace la DC con la participación del Poder Judicial y del Congreso”.

Además comenta que la nacionalización del cobre fue por votación unánime, pero no importó porque que era obvio que después vendría la vuelta de mano. “El Golpe lo organizaron mucho antes, además fue sorpresivo. Días antes de asumir Allende es asesinado el comandante en jefe del Ejército[ix] ¿El golpe era evitable? No lo sé”.

Tras la pregunta de qué hubiesen cambiado para evitar el Golpe de Estado, Manuel Hidalgo planteó que la historia es difícil de cambiarla, es un aprendizaje. “Para un luchador no siempre son las victorias, los logros, también hay que aprender de las derrotas”.

En tanto, Roberto Thieme reitera: “Creo que una de las causas de Golpe fue la Constitución del ‘25 que no contemplaba la segunda vuelta, y con ello la elección del ‘70 hubiera terminado en otra cosa”.

Por último, Rafael Walker precisa: “Voy a decir algo. Si se aplicaba el programa de Gobierno de la UP tal cual, venía el Golpe… Pero el Golpe venía de todas formas”.

[i] PC: Partido Comunista
[ii] MIR: Movimiento de Izquierda Revolucionaria
[iii] MAPU: Movimiento de Acción Popular Unitario
[iv] UP: Unidad Popular (coalición de partidos de izquierda).
[v] General Carlos Prat González (vicepresidente del Gobierno de Salvador Allende).
[vi] General Oscar Bonilla, Ministro del Interior y Defensa de la Junta Militar.
[vii] Presidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970).
[viii] Adolfo Zaldívar (militante de la DC).
[ix] René Schneider (Comandante en jefe del Ejército en 1970).

Vuelve  a escuchar la entrevista: viernes 11 de septiembre.