Todos recordamos con especial predilección a un o a una profe de nuestra infancia, de nuestra educación básica, porque era el personaje que nos hacía soñar, nos hacía volar la imaginación y hacía que esperásemos con ansias su próxima clase para saber cómo seguía la cosa que nos había empezado a contar. Es que era un experto manipulador del “continuará…”. Citoyens 102.5 FM quiso conocer sus trucos de magia.

Pues bien, de seguro que nuestro invitado Luis Alberto Tamayo es uno de esos individuos que el tiempo no borrará de la memoria de sus estudiantes, ni siquiera cuando ya sean adultos o viejos, porque – tal como él mismo lo dice – tiene el trabajo más lindo del mundo: Estar en contacto con niños y contarles historias.

Sí, Luis Alberto Tamayo es profesor, trabaja en el Colegio Altamira y hace clases a chicos desde el Play Group hasta Sexto Básico. Pero, gracias a un especial programa de ese establecimiento educacional él es el puente entre la transmisión oral y la escrita, porque en el ramo de Lenguaje está considerada la narrativa del cuento dicho.

Nos indicó que eso ha dado excelentes resultados, fundamentalmente porque ahora ni papás ni abuelos tienen tiempo para contarles cuentos a los niños de esta generación. Entonces, este profe les hace versiones de cuentos clásicos, de los de Truman Capote, de los de Baldomero Lillo, de los de Horacio Quiroga, y de los de él, porque además de ser pedagogo escribe cuentos. Y de hecho lo invitamos para que nos contara de su última obra, “Litho explorador de piedras”.

Ese libro es la historia de un cabro chico que gusta de coleccionar piedras – como lo hacen casi todos y él también lo hizo en su momento -, y que gracias a eso conoce gente, conoce el mundo, aprende de historia y hace amigos.

El profe Tamayo nos hizo una breve reseña de su cuento y adelantó que el personaje principal seguirá creciendo para acompañar a sus lectores de ahora con nuevas historias en el futuro, pero que su desarrollo es más acelerado que el de quienes disfrutan sus aventuras desde la primera.

Y nos dijo que su objetivo es sacar a los chicos del computador y los dispositivos electrónicos, para que descubran el mundo, para que suban una pared, para que se reencanten con los animales y las plantas, con la naturaleza y sus misterios, porque no pueden seguir creyendo que ya está todo hecho.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 10 de julio.