(FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO). Respecto de la legislación chilena vigente en materia de migración, Sandoval aclaró que ésta es arcaica y que data desde hace unos ocho lustros, lo que permite –por ejemplo- que se produzcan aranceles consulares diferenciados en las visas dependiendo del país de origen de quienes nos visitan. En este sentido dijo que esos valores los fija la Cancillería y tienen reciprocidad respecto de cómo nos tratan a los chilenos en otros lados.

También aprovechó la visita para hacer un anuncio importantísimo, pues a quienes vengan a trabajar al país ya no se les exigirá la certeza de un pasaje de vuelta a su origen para cuando termine el contrato que generó la Visa. Se trata de un nuevo documento que ayudará a ampliar y a regular el mercado laboral chileno para el inmigrante, dijo el representante gubernamental.

En otro tema, se refirió a un eventual contingente de inmigrantes que llegarían al país, y en este sentido el abogado Sandoval expresó que el Estado chileno no estaría preparado en todas las áreas de servicios públicos, porque es importante que los extranjeros que vienen a trabajar a nuestro país no sean vistos sólo como mano de obra, sino que hay que tener en cuenta que son personas con diversas necesidades y culturas.

Respecto del tema de Derechos Humanos, el Jefe Nacional de Extranjería y Migración, se mostró orgulloso que nuestra legislación reconozca las uniones civiles (léase matrimonios homosexuales) efectuadas en el extranjero, porque eso apunta al cuidado de las familias -de todo tipo- y al respeto de la diversidad.

En materia de refugio y asentamiento, Sandoval se mostró optimista en los avances en esa dirección que está realizando el gobierno, dada la cruda realidad que viven los extranjeros que así lo requieren.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 20 de marzo.