Que la historia la escriben los vencedores, es algo más que sabido, tal como que las historias oficiales sirven al propósito de quienes creen tener la razón, sobre todo si son quienes detentan el poder. Y nuestro país no es la excepción, al menos así lo demuestra la historia. De eso conversó Citoyens 102.5 FM con el periodista y escritor Rodrigo Lara Serrano, quien está por publicar un interesante trabajo que terminó el año 2013 llamado “No fue tan así”, dedicado a la revisión de la historia de Chile. A

La obra de Lara intenta satisfacer la necesidad actual (con su lado bueno y su lado malo) de rastrear una versión de cómo llegamos a ser lo que somos, diferente a la que nos enseñan en escuelas, colegios y liceos. También da cuenta del ánimo de reidentificación o del afán de encontrar una clave, quizás paranoica, del porqué las cosas han salido como hasta ahora.

Revisamos con él un par de capítulos de su obra: “El hombre de la marraqueta maldita” y “El tío de la Patria”, que hablan de personajes de nuestra historia que sin ser top, apuntalan la estantería del relato fundacional de Chile. Uno de ellos, Antonio José de Irisarri, el guatemalteco-chileno que con sus acciones y su influencia determinó desde parte del financiamiento post independentista del Perú, hasta una de las justificaciones para que nuestro país entrara en guerra con la Confederación Perú-Boliviana.

Según Lara, este personaje no solo es importante para el desarrollo político internacional de nuestra nación, sino que es determinante en la evolución educativa del país, ya que es él quien trajo a Andrés Bello. Entonces, después de revisar la importancia que tuvo de Irisarri en el nacimiento de Chile, cuáles son las fuerzas que no valoran adecuadamente el rol que cumplió.

El otro episodio que revisamos con Rodrigo está emparentado con el accionar de Irisarri, pero tiene vuelo propio, al igual que su protagonista. Se trata del papel jugado en los primeros años de la patria por Manuel Blanco Encalada, quien entre otras cosas encabezó – junto a de Irisarri – una expedición guerrera contra el Perú destinada a cobrar “por la razón o la fuerza” el préstamo más intereses que Chile le hizo a ese país luego de su independencia.

En ese capítulo de su libro el cronista Lara enfatiza la preponderancia de Blanco Encalada en nuestra historia, pues también repasa su trascendencia como el primer intendente de Valparaíso, y que gracias a su visión progresista se construyó el tren que unió Santiago y Valparaíso.

Y, claro, también se pregunta por qué todas esas “buenas virtudes” de Blanco Encalada no bastaron para que los intereses de algunos prefirieran destacar por sobre él al vanidoso general que dio el primer golpe de Estado en las nacientes naciones de América, en otras palabras, que José Miguel Carrera sea uno de los padres fundadores (como dirían los gringos) y Manuel Blanco Encalada solo sea solo el “Tío de la Patria”.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 7 de agosto.