Hace 6 meses nació ‘Doña Plateada’, una picada que nace desde el corazón del Barrio Franklin y en el epicentro de las cocinerías extranjeras. Esa curiosa razón motivó a Citoyens 102.5 FM, a conversar con su creador, Julio Pinto, un ex profesor de relaciones públicas, y que hoy emprende que te sorprende junto a su familia, para escuchar el relato en primera persona acerca de cómo ha sido su iniciación en el rubro gastronómico y la relación con los colegas del patio de comidas del Mall Paseo San Jorge.

Este relacionador público de profesión, con 20 años de docencia en la educación superior, dio un giro de 360 grados en su vida para hacer realidad su emprendimiento. Julio Pinto cree fehacientemente que “los caminos de la vida, como dice la canción, nos llevaron a Doña Plateada, siempre de alguna manera estuvo el tema gastronómico, he cocinado siempre en mi casa y por gusto, las cosas se dieron y decidimos emprender”, aclaró.

Fue una apuesta y una estrategia comercial a la vez el ubicarse en un sector donde los locatarios en su mayoría son extranjeros y con platos exóticos que llaman mucho la atención. ‘Doña Plateada’ es la única cocinería chilena en dicho lugar: “somos inmigrantes en éste patio de comidas latinoamericano”, dijo nuestro entrevistado. Otro fenómeno sociocultural interesante que acota Julio Pinto, se refiere al hecho de que han logrado trabajar comunitariamente entre los locatarios, lo que es un importante valor agregado para comerciantes y clientes: “este es un ‘nano mall’ a escala humana, con un patio de comidas donde la atención es a la mesa, sin bandejas, con vasos de vidrio y con sabores caseros”, señaló.

El menú obligado es la ‘plateada’, comida típica chilena que para muchos es uno de los cortes de carne más deliciosos y que sirvió de inspiración para nominar a la picada como ‘Doña Plateada’. El secreto, dijo Julio, está en los aderezos y cocciones de estos platos, y el sello propio de una comida casera que emana un exquisito sabor al paso de los visitantes: “nuestra propuesta gastronómica es el sentimiento que recuerda el hogar”. Para este entusiasta emprendedor, la clave de la cocina radica en su Chef, Jorge Orta, quien ha logrado preparaciones con muchos sabores diversos, incluso a pedido de los clientes habituales, y donde la atención es personalizada y el precio muy razonable.

Las exquisitas plateadas, dependiendo del gusto del cliente y del plato que la acompaña, son cocinadas pacientemente en horno o directamente en olla. A pesar que es la ‘vedette gastronómica’ del local, no es la única. Otros platos típicos emergen en un desfile sin cesar de sabores, allí aparece el costillar, la cazuela, el arrollado, entre otros manjares ‘chilensis’: “lo que buscamos es hacer que las personas recuerden el sabor hogareño, aunque estén en un Mall”, agregó. El plato más solicitado en esta época invernal ha sido la plateada a lo pobre.  Además, hay colaciones para los trabajadores del barrio a precios muy razonables y con una oferta variada de menús, lo que se multiplica con los visitantes del fin de semana.

Finalmente, Julio Pinto invita a visitar este barrio popular e histórico y aprovechar de deleitarse con sus platos, especialmente su regalona: ‘la plateada’. “El secreto de la cocina y su ingrediente base consiste en elegir bien el corte y cocinarla con amor”.

‘Doña Plateada’ abre sus puertas al público visitante y clientela de lunes a lunes, desde las 9 de la mañana y hasta las 19 horas, en una ubicación privilegiada, Franklin 979, Mall Paseo San Jorge.

Volver a escuchar la entrevista. Viernes 28 de julio.