Radiografía Covid-19: El renacer de la solidaridad en las Ollas Comunitarias


A un 11, 2 % llegó  el desempleo, aumentó  dos puntos desde el mes anterior,   según el Instituto Nacional de Estadísticas, (INE). 1,5 millones de  empleos se perdieron a causa  del  COVID-19.  Esto ha generado un problema económico-social que está afectando a muchas familias chilenas y hasta el momento  la ayuda gubernamental recibida ha sido insuficiente.

Las soluciones a esta familias provienen desde la misma ciudadanía, desde los vecinos, desde la sociedad civil. “El pueblo ayuda al Pueblo”, se ha manifestado a través de la creación de las ollas comunitarias que van en apoyo de los sectores más vulnerables. Para ello, conversamos con la dirigente de la Junta Vecinal San Carlos y  Coordinadora de la Casa Colores de Maipú – una de las ollas comunes más grandes del sector Poniente -, Jaqueline Llanquilef, y el sociólogo e investigador de la Fundación Sol, Benjamín Sáez, sobre  la importancia de estas iniciativas populares que se están organizando en muchas comunas y localidades del país.

En la década de los 80, fue bastante común ver en diferentes poblaciones el trabajo de las  organizaciones vecinales en relación a estas ollas solidarias.  La dictadura provocó que la ciudadanía se organizara y  se ayudaran colectivamente. Ahora, con la pandemia y la crisis económica, se repite esta triste historia que ha generado un sinfín de problemas – incluso – dentro de las familias de clase media emergente.

Durante junio del año 2020 se implementó una de las tantas medidas entregadas por el gobierno  para disminuir la movilidad en el gran Santiago, y de este modo, la subsecretaria de Prevención del Delito,  Katherine Martorell, mediante la activación de un protocolo, fijó el funcionamiento de las ollas comunes a través del empadronamiento de las organizaciones, es decir, de parte de quienes participaran en su funcionamient para evitar mayores contagios, para lo cual debían llenar un documento con la municipalidad y en conjunto con la autoridad policial más cercana, los que debían ser previamente corroborados y aceptados.

La duda entre los dirigentes es, si una comunidad que trabaja para sus vecinos debiera ser  controlada de esta manera. Para el sociólogo Sáez es importante entender la relación de eficiencia económica que ha tenido el Gobierno con los hogares, respecto de los bonos y préstamos. La   nula ayuda que han tenido es la que ha generado las ollas comunes, “Llama la atención en poner el foco en el control  y no en el fondo. Chile  ya atravesaba un problema  alimentario, según  La  FAO, advirtió  que en Chile  612 mil personas  tenían  problemas alimentarios.. En  este contexto los propios vecinos están entregando una ayuda fundamental, lo que ha demostrado esta crisis, es un país que vive al día y en mejor de los casos al mes. Llama la atención que no se esté apoyando, en vez de hacer más control”, indica.

En el  mismo contexto, la dirigente social Jaqueline LLanquilef, menciona que su organización no han tomado en cuenta dicho protocolo y cree que las autoridades deberían ayudar en vez de fiscalizar. Además, en el caso de sus colectivo, apoyan 16 personas y cada uno tiene un rol específico, algunos se encargan de las compras, otros de gestionar apoyo. “Nosotros como vecinos, hicimos una comunidad y allí nace Casa Colores, tratamos de  llegar a todos los vecinos castigados por el Estado, y que no reciben bonos. Entregamos 120  colaciones, pero  hay familias de 8 personas, serían 8 porciones. Nosotros no solo entregamos a nuestra Villa, sino a quienes están en los alrededores”, finalmente han tenido que expandir su apoyo a otras familias con problemas.

En relación a la pobreza disfrazada del país, que ha quedado al descubierto en esta Pandemia, ambos invitados concuerdan en que la clase media nunca existió, la pobreza se arrastraba por años. Lo que existe es una  clase media  endeudada,  “si pierdes el trabajo,  no tienes donde sacar para sobrevivir.  Somos ricos o somos pobres, la pandemia  demostró  un país con necesidad, en el barrio siempre se ha visto la necesidad. El Estado te castiga no todos recibieron un bono.  Por eso  nos vimos en la necesidad de organizarnos y hacer la  olla común “, concluyó Jaqueline Llanquilef.

Para ver la entrevista, usa el link:

https://www.facebook.com/OHCitoyensLive/videos/594456298169400

Comments are closed.