En octubre de 2015 se dio a conocer el ganador del concurso público internacional “Nueva Alameda Providencia“, un proyecto que busca cambiarle la cara a este importante eje de la ciudad de Santiago, el que propone la arborización de la principal arteria de la capital y la creación de un corredor exclusivo para ciclovías y transporte público. Además se indicó que la propuesta ganadora entraría en una etapa final de diseño para comenzar su construcción en el 2017 con una inversión de 220 millones de dólares. “Vamos a recuperar la Alameda y Providencia para los peatones, ciclistas y el transporte público”, declaró el Intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, en la ceremonia de premiación, pero no mencionó que tal vez este progreso implicaría algunas expropiaciones en el sector.

Es por ello que 28 vecinos afectados de la comuna de Estación Central se organizaron y crearon la agrupación “No a la expropiación Alameda Providencia”. Citoyens 102.5 FM conversó con Jorge Marín, Presidente de la entidad ciudadana, María José Canales, asesora legal de la agrupación y también con el Gerente del Proyecto Nueva Alameda, Vladimir Glasinovic, quienes pusieron sobre la mesa sus respectivos puntos de vista.

Para los ciudadanos afectados, este es un proyecto urbano que ya venía con problemas porque se incorporó un antiguo plan de la Secretaría de Planificación de Transporte, Sectra, del año 2011, perteneciente a la cartera ministerial de Transportes y no contó en sus inicios con las “consultas ciudadanas correspondientes”, y que consideraba la expropiación de viviendas y locales comerciales.

El proyecto “Sectra” está enfocado en la habilitación para una vía exclusiva de transporte público en el eje Alameda, entre Plaza Italia y Las Rejas, que comprende las comunas de Providencia, Santiago Centro, Estación Central y Lo Prado. En forma complementaria, se desarrolla una solución vial para la intersección formada por los ejes Alameda, Pajaritos, Ruta 68 y General Bonilla. Este el punto central de la molestia de los residentes, ya que parte del proyecto no estuvo en el debate ciudadano original, es algo que aparentemente está resuelto gubernamentalmente y que se desarrollará tarde o temprano.

En mayo de 2016 los vecinos fueron recién informados de la posible expropiación por el gobierno regional, mientras que la municipalidad de Estación Central ha hecho vista gorda con los residentes de Avenida Aeropuerto y Rey Gustavo Adolfo (Villa O´Higgins), sin ningún apoyo social a la petición ciudadana. Lo más delicado de la demanda vecinal es saber cuándo y cómo se concretará el proyecto, según sus dirigentes.

Para Jorge Marín, líder de la agrupación vecinal, este es un proyecto que les quita su cincuentenaria vida de barrio y están seguros que se pueden hacer cambios al diseño para evitar la expropiación. “Son 60 años de vida de barrio y no queremos que se nos quite”, dijo.

En tanto el Gerente del proyecto Nueva Alameda-Providencia, Vladimir Glasinovic, también enfatizó que están en etapa de conversaciones con los vecinos y que han escuchados a todos los afectados, y que por cierto, los seguirán escuchando para encontrar una mejora al proyecto que sea beneficioso para todos los involucrados.

Glasinovic entregó datos técnicos sobre el proyecto que implica 12 kilómetros, desde Tobalaba hasta Pajaritos. El proyecto está en etapa de diseño y se invitó a la ciudadanía a participar entregando una mirada civil para la nueva ciudad, ello es fundamental y en forma paralela se hace el estudio de los distintos aspectos urbanos del proyecto, “pero hay diseños preliminares y es por ello que nos sentamos a conversar. Descartó tajantemente que nadie se llevará una sorpresa sobre la expropiación. El Estado cumple un protocolo, aquí nadie se arranca con los tarros, damos las garantías a los vecinos afectados y les decimos que se les respetaran sus derechos y seguimos dialogando”, dijo el ingeniero a cargo.

Al ser consultado a Glasinovic sobre si la expropiación se puede evitar, dijo que “no hay que plantearlo como una pelea de ciudadanos y Estado, el problema es un problema general para el resto del santiaguinos. La idea de la participación ciudadana, es justamente que nos sentamos a discutir, es decir se puede mejorar”, aclaró.

En tanto la asesora jurídica María José Canales, indicó que “están minimizando la expropiación, sin embargo, hay que recordar algo muy importante, el proyecto “Sectra” está en una etapa más avanzada. Nos sentimos más afectados, es un drama humano, pero forma parte de un proyecto anterior. Lo que pedimos es que la autoridad se tome el tiempo necesario para ver el diseño de este plan, ya que no solo cambiaría la vida de sus residentes, sino de muchas personas de la tercera edad que no tienen tiempo para comenzar una nueva vida en otro sector”, dijo.

Los residentes de la villa llevan más de 60 años en el lugar y según el censo urbano, son 28 familias las que se verán afectadas por las expropiaciones. “hemos estado en las conversaciones, no estamos en contra del proyecto, pero éste avance no puede ir en desmedro de un grupo de personas y principalmente de tercera edad. En Santiago existe una mala gestión de transporte, pero eso no debemos pagarlo nosotros, en beneficio de Maipú, Cerrillos etc.”, declaró Marín.

Para Glasinovic, la entidad está en una etapa de diálogo ciudadano, pero hace hincapié en que 2 millones de personas transitan por el sector y la mitad de los accidentes pasan en ese lugar, la línea uno está saturada: “la ciudad debe ser pensada con una mirada integradora y el bien común. Hay impacto, no lo minimizo, pero hay que velar por el conjunto de la ciudad. Uno empatiza con los adultos mayores, pero hay muchos ciudadanos que deben trasladarse. Como Estado hay que velar por el conjunto de la ciudad”, señaló.

Las consultas ciudadanas a cargo de la Casa de La Paz continúa y el proyecto “Nueva Alameda-Providencia”, también. Los vecinos afectados por las expropiaciones y las autoridades seguirán dialogando hasta encontrar una propuesta de mejora local y ver que el progreso de la ciudad no vaya en desmedro de los antiguos propietarios de Pajaritos y Las Rejas.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 1 de julio.