La reinserción social es el proceso por el cual debe pasar un interno para obtener sus beneficios penitenciarios, en el caso de las cárceles concesionadas éstas se están canalizando a través de temas culturales. Es por ello que conversó con Citoyens 102.5 FM, Pola Miranda, coordinadora de actividades culturales de estos recintos, para contarnos de los proyectos realizados y de los que vendrán.

Hace nueve años que se viene trabajando el proyecto de reinserción social con cultura en las cárceles concesionadas, en el cual las actividades son variadas: teatro, diseño, cine, música entre otras acciones sociales. Un equipo de profesionales de las áreas sociales, tales como psicólogo, asistentes sociales, profesores, trabajan en conjunto para lograr reinsertar a los internos. “Es súper importante que los internos se sientan bien en este proceso, hay muchos que nunca habían visto teatro, no conocían el cine, menos el diseño”, según explicó Pola Miranda.

Está comprobado por especialistas que las diversas actividades realizadas dentro de los centros penitenciarios, disminuye la ansiedad de los internos y las peleas entre bandas rivales.

Al ser consultada la coordinadora cultural, ella declara que no comparte la llamada “reinserción”, ya que “una persona que cae en la cárcel ya estuvo en la calle, estuvo inserta en la sociedad, el problema es que cometió un delito y eso lo llevó a estar tras las rejas y hay que ayudarlo en reinsertarse a esa misma sociedad”.

Las cárceles concesionadas de Santiago, Valdivia y Puerto Montt desarrollan planes culturales creados por Pola Miranda, con ciclos de cine en Valdivia, donde los internos pueden escuchar, ver y oír a diferentes actores, directores, guionistas, que son parte de la creación de este trabajo artístico. Para esta actividad y los talleres de cine, colabora el Cine Arte Alameda y Gitano Films de manera gratuita.

En lo que respecta a las actividades de teatro, colaboran Jorge Gajardo (Los Venegas) quien les hace charlas y Mónica Carrasco, como directora de una Escuela de Teatro, lleva a los alumnos hacer sus presentaciones finales para que los internos vean estas obras artísticas.

Al ser consultada sobre la diferencia entre las cárceles públicas y las privadas en relación a la reinserción, Miranda afirma que éstas últimas han mejorado la calidad de vida de los internos, no hay hacinamiento, cuatro internos por celda. “hay que considerar que el hacinamiento también es causante de problemas dentro de las cárceles, pero este sistema ha permitido darle un trato más humano a los internos”.

”Hay internos que han estado en talleres de cine y cuando salen siguen vinculados con esta expresión artística. A mí ha pasado ver internos llorando y agradeciendo ver teatro”. Reconoce que estas actividades en las respectivas salas son caras y poco accesibles a toda la sociedad y cuando lo conocen dan gracias por ver algo de este tipo. “Nos agradecen por llevarles la calle”.

También se cuenta con educación para terminar sus estudios de enseñanza básica y media. “Hay casos de internos que han rendido su PSU y se les ha dado autorización para ir a la Universidad”. También nos comenta que están las actividades deportivas y la capacitación en oficios, para que logren tener herramientas cuando logren su ansiada libertad.

La gestión cultural nace tras un trabajo de hormiga, comenzando con la organización de eventos culturales, todos los artistas participan de forma gratuita. Los ciclos de cine son apoyados por instituciones muy importantes del país y Pola Miranda agradece este apoyo y menciona de forma especial a Gendarmería, ya que sin ellos no se podría desarrollar ninguna actividad, ya que es bastante la seguridad en los días de eventos, sobre todo los recitales de bandas emergentes y consolidadas. “Los internos participan de ellos les gusta la música en vivo, agradecen de que los vallan a ver, les gusta sentirse importantes”, concluyó Pola Miranda.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 2 de octubre.