La Corporación para el Desarrollo de Salud Mental (CODESAM), con el financiamiento de la Fundación San Carlos de Maipo, trabajó con 43 familias vulnerables de Pudahuel durante 2 años y lograron disminuir la Violencia Intrafamiliar en un 92% dentro de la pareja y un 82% hacia los niños y niñas. Con el fin de conocer el apoyo psicosocial a estos hogares vulnerables, conversó con Citoyens 102.5 FM su Directora Ejecutiva, Carmen Gloria Greve.

Durante el transcurso de este año, según cifras del Ministerio de la Mujer, ya han ocurrido 15 femicidios, a esto se suman las 134 mil denuncias que ha investigado el Ministerio Público, tales como: violencia de género, maltrato infantil, violaciones, abusos deshonestos, etc.

Todas estas cifras dan a conocer una problemática real dentro de las familias, y la base es la violencia en todo su contexto. “Nosotros como Corporación tuvimos interés en el tema de violencia intrafamiliar e infantil, era algo que nos convocaba y siempre lo estudiamos, es por ello que participamos de un concurso público en el 2012, realizado por la Fundación San Carlos de Maipo”, según comentó Greve.

“Postulamos al concurso convocado por la Fundación y tratamos de que el enfoque fuera familiar, o sea trabajar de fondo la vulneración de los menores, o su situación de ser testigo de violencia al interior de sus familias. Así nace este proyecto”, dijo la encargada.

El objetivo del plan era trabajar con un grupo de familias vulnerables de Pudahuel, sobre la base de 73 millones de pesos, por 24 meses y un equipo de diez profesionales multidisciplinarios: psicólogos, terapeutas ocupacionales y trabajadores sociales, agregó Greve.

Los logros obtenidos por este proyecto social, se deben fundamentalmente a que en el Centro de Salud Mental de Pudahuel trabajan el tema de violencia intrafamiliar desde hace muchos años, y su metodología era distinta a la intervención clásica, en ella se incluía elementos diferentes, una visión sistémica familiar, eso significa que entendían los distintos tipos de violencia que se generan dentro del hogar, como es el caso de problemas de relaciones interpersonales y la mejora de la comunicación interna. Para ello había que hacer intervenciones familiares, lo que implicaba necesariamente estar con todos los integrantes del hogar, explica Greve.

La selección de las familias participantes provenían de distintas experiencias clínicas, o venían trabajando con ellas, otros grupos fueron derivados de consultorios o de tribunales, y en el menor de los casos se detectaron por otras consultas de salud mental.

Para la Codesam fue significativo el logro, disminuir la violencia entre la pareja y el maltrato infantil como un ejemplo que se pueden hacer bien las cosas. La metodología empleada fue cumplir con el objetivo de entregar herramientas adecuadas a las familias para sobreponerse a sus dificultades internas, evaluar el proceso periódicamente y hacer un seguimiento para verificar si los cambios se mantenían o se modificaban, expresó la encargada del proyecto.

Los factores que influyeron en estas mejoras están relacionadas con las temáticas culturales, por ejemplo, cumplir un rol claro en el hogar, aprendizajes transgeneracionales, enfrentar problemas o situaciones cotidianas, el alcohol y la droga. “Superar estas dos (últimas) es más complejo, la intervención tiene que ir más allá de eso, hay que modificar ciertas pautas de conducta”, explicó Greve.

Tras el trabajo realizado, las familias tienen otra mirada a sus problemáticas, poseen nuevas herramientas frente a su entorno. Lo que hizo la Codesam fue apuntar dentro de ese contexto, para que supieran reconocer redes de apoyo. “Hay barrios más complejos, pero el Programa buscaba reconocer dentro de ese entorno algo que se pudiese rescatar, un protector o que se reconociera como tal”, según recalcó la profesional.

Dicho proyecto piloto llegó a su fin, y hoy por hoy, no cuenta con más recursos para seguir con su trabajo, por ello Codesam, a través de su directora ejecutiva, hace un llamado a quienes puedan apoyarlos con más recursos. Se tienen las evidencias de que es posible disminuir la violencia intrafamiliar, a través de una intervención profesional al interior del hogar y hacer cambios de conductas, que ayuden a minimizar la violencia tanto de género como en menores. Además es un proyecto que puede ser replicable en otras comunas, con cambios mínimos según sus realidades, pero efectivo en el fondo.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 17 de junio.