El periodista de deportes y director de contenidos de RedGol, Nicolás Olea, revisó los principales aspectos de sus libros “Alexis, camino de un crack“ y “Vidal, su historia”, que recorren las vidas, momentos difíciles y éxitos futbolísticos de estos emblemáticos deportistas que los llevaron de las canchas de tierra a las grandes competencias de clubes europeos y por cierto, a la histórica selección nacional que logró la Copa América.

La infancia de Arturo Vidal, en la comuna San Joaquín, conoció de sus primeros pasos “chuteando” la pelota frente a sus hermanas, infatigablemente, pese al drama de semi abandono de su padre y la pobreza del entorno. Aunque el drama sociocultural marca a muchos niños y jóvenes chilenos, fue la madre del “Rey Arturo” quien le dobló la mano al destino logrando que su hijo rompiera el estigma de la miseria llevándolo cada fin de semana a las canchas. “no fue una decisión, fue de vida o muerte”, explica Olea.

El cronista deportivo que durante años fue parte del equipo redactor de EMOL, relata que a diferencia de Arturo y Alexis, a Messi le hizo falta entorno, puesto que jugar desde niño en este tipo de canchas en las que lo hizo Vidal y tantos otros, que lidiaron contra vientos y mareas en “entornos de presión” fue clave, considerando que en América Latina – a diferencia de Europa – es muy difícil la competencia dada las condiciones geográficas que posee nuestro continente y los tiempos que deben recorrer los futbolistas para llegar a las ligas.

Respecto a estas semblanzas sobre astros del fútbol nacional, Olea dice que la premisa que originó estas escrituras biográficas fue “cuan ingrata era la literatura deportiva en Chile, que grandes jugadores nunca habían tenido una biografía”, de hecho la única escrita a Iván Zamorano no “quedó a la altura de Iván, Elías Figueroa, Marcelo Ríos y Chamaco Valdés, no tienen, Carlos Caszely se la hizo él mismo, en general la literatura para estos “héroes” es esquiva, las editoriales no se interesaban, solo fue a partir de la era Bielsa que comienza el interés de publicar a pesar de que los chilenos no lee, menos “el público futbolero”.

Matrices sociales unen a esta exitosa generación de futbolistas como Gary Medel, Arturo Vidal y Alexis Sánchez, entre muchos otros pares, hijos de las villas pobladas por la clase trabajadora, nietos de obreros, “por eso hay que disfrutar esta generación”, agrega Olea, son un grupo sociocultural sin igual, ya que – además – nunca se darán estas mismas condiciones como la coyuntura económica, primera generación sin dictadura, la llegada del ‘play station’, una generación 77-78 sin parangón, dice Olea.

Al final de la conversación, Nicolás Olea, expresa su grito de molestia por la exterminación de canchas de fútbol en las villas y poblaciones de la ciudad y del país, de hecho comunas como Graneros, Malloa y Rengo, es donde salen más jugadores ya que mantienen espacios deportivos, sin embargo, en lugares como la Villa Frei (Ñuñoa), se han eliminado estos recintos y las plazas se ven cada vez más vacías, “hoy no hay donde jugar”.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 30 de octubre.