En los estudios de Radio UChile, Citoyens 102.5 FM conversó con la presidenta de la Junta vecinal General Sucre de Ñuñoa, Mireya del Río y una de las vecinas afectadas por la instalación de parquímetros, Cynthia del Valle. El hecho afecta a la comunidad que vive en las calles aledañas al Hospital de Carabineros: Simón Bolívar, Carrera Pinto y Teniente Montt, los que se ven gravemente afectados en su calidad de vida y en la plusvalía de sus viviendas, debido a la instalación de parquímetros en la puerta de sus casas con cobros importantes, señala la dirigente vecinal.

Cynthia del Valle dice que esto se debe, principalmente, a que se trata de un barrio residencial de fachada continua donde la mayoría de las casas, de una antigüedad cercana a los 100 años, no cuenta con antejardín ni estacionamiento privado, dejando como única alternativa el de negociar en forma individual con la concesionaria Estaciona S. A. un permiso que tendría un valor mensual cercano a $258.000 aproximadamente (6 UTM).

 Ambas vecinas, que se han organizado con sus respectivas comunidades, consideran inaceptable el hecho de que elevar el costo de residir en el lugar deteriora sustancialmente  el valor de sus viviendas. La concesión significa ganancias para el municipio y la empresa administradora, pero nada compensa la grave pérdida económica y de la calidad de vida que esta concesión significa.

En efecto, una de sus mayores preocupaciones es la de preservar las características de barrio residencial y su calidad de vida, que le da valor al sector; así como también la seguridad de sus casas, ya que la presencia constante de personas ajenas al barrio, que conocerán en detalle sus horarios y movimientos, genera un inminente riesgo de robo de las casas y de los mismos vehículos estacionados, dice la representante vecinal de Ñuñoa.

La ordenanza municipal establece que se pueden concesionar parquímetros en lugares de mediana y alta afluencia de vehículos, característica que no cumplen las calles afectadas, según lo expresado por Mireya del Río. Se trata de un sector residencial, que cuenta con pocas oficinas que no atienden público, agrega Cynthia del Valle.

Los afectados se unieron y, a través de su respectiva Junta de Vecinos, enviaron una carta al Alcalde Pedro Sabat para darle a conocer su preocupación y molestia. Esta misiva obtuvo una respuesta que alude al bienestar de la población y en una “supuesta” encuesta realizada por personal municipal en el sector, los vecinos habrían aprobado la medida, pero que no se ha mostrado con firmas vecinales, según la dirigente.

Los vecinos cuestionan la validez y veracidad de la encuesta. Ellos jamás fueron encuestados y, al contrario de lo que afirman los resultados del estudio realizado por el municipio, rechazan masivamente la instalación de parquímetros, los que ya están funcionando, según lo expresado por Cynthia del Valle, situación que administrativamente no requiere la consulta del Concejo edilicio dado que se trata de una “extensión” concesionada.

Consultada Mireya del Río, dice que ya se presentó un recurso de protección en la Corte de Apelaciones para impugnar esta medida, junto con una manifestación en defensa de sus derechos. Alegato que seguirá todas las instancias que la Ley les otorga a los vecinos afectados en sus derechos constitucionales, dado que no hubo acuerdo previo con el municipio ñuñoino.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 24 de julio.