Experiencias gubernamentales con respecto a proteger el tiempo libre y el descanso de los escolares existen en Colombia, algunos países de Europa y específicamente en Japón, donde las tareas, según estas políticas públicas, deben realizarse solo en el espacio académico de la escuela para no descuidar otros aprendizajes que son parte expresa del hogar.

Este estudio relaciona las diferencias que hay en hogares chilenos donde algunas familias cuentan con recursos económicos, culturales y tiempo destinado a apoyar a sus hijos en las tareas escolares, mientras que en otros hogares, simplemente viven un abandono material y educativo. Según el académico universitario, hacer algunos trabajos escolares en la casa también es una oportunidad para que los padres aprendan junto a sus hijos, lo que acrecienta el desarrollo integral y la calidad educativa de los niños y jóvenes estudiantes involucrados.

Sin embargo, un aspecto a considerar que aconseja este estudio es el volumen y dificultad de los trabajos escolares que se llevan para la casa, con el fin de que no terminen agotando el tiempo de las familias. El profesor Sánchez agrega que dicho trabajos “deben ser breves, ojalá motivadoras, desafiantes, fijando la atención”.

La buena comunicación entre padres, docentes e hijos es clave en el desarrollo de la formación escolar para fijar los tiempos y la calidad de los aprendizajes. Un ejemplo que cita el académico está relacionado con las nuevas metodologías del aprendizaje matemático: “No es lo mismo decir 5 menos 3, que 3 para llegar a 5; en el colegio al niño le enseñan de una forma y a veces el papá por no comunicarse, por no saber cómo están trabajando en el hogar, enseña a su modo y a veces el colaborar por colaborar dificulta el aprendizaje”, un ejercicio didáctico que demuestra que los padres deben actualizar sus conocimientos en una buena comunicación con los profesores de sus hijos.

Las recomendaciones generales para padres y docentes llevan a pensar en la delimitación clara de espacios y tiempos entre el ocio y el descanso y por otra parte, las responsabilidades que entrega la escuela. En este aspecto, Mario Sánchez, a través del estudio realizado en la Escuela de Pedagogía de la Universidad Católica del Maule, cree que “la tarea para la casa está dada para los papás, nosotros como padres tenemos una tarea ineludible de preocuparnos de los chicos, saber cómo están, qué les falta, qué han aprendido, cómo lo pasaron, te dieron tareas, esa es una tareas que está siempre, constante en todos los hogares y la invitación es a eso, a no descuidar ese aspecto”, dijo el académico.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 14 de abril.