Sólo un 34% de ciudadanos participaron de las últimas elecciones municipales en Chile, y de esto un 47% son jóvenes que no creen en el poder del voto para hacer un cambio, según datos entregados por la INJUV. Estas elecciones fueron las más bajas de participación ciudadana desde 1992. El poco interés de los jóvenes en participar en la política o en temas sociales, ¿Será tan real o los motivan otros intereses? Para profundizar sobre este tema Citoyens 102.5 FM conversó con Marcos Ávila, Coordinador de Educación Media, División de Educación General del Mineduc, sobre el «Plan de Formación Ciudadana» en las escuelas del país.

Analfabetismo político, la apatía política, la falta de información, son algunos de los tantos motivos por los cuales la ciudadanía no participa de temas tan importantes, pero se ha comprobado que si colaboran con actividades socio comunitarias. Para potenciar la participación el Ejecutivo envío al Congreso el 15 de mayo de 2015 un proyecto de Formación Ciudadana, el cual fue aprobado y hoy se está desarrollando en las escuelas del país por la entidad educacional de gobierno, a través de los colegios municipalizados, subvencionados y particulares.

“Diseñamos una política pública necesaria y es un elemento esencial el ser ciudadano, el jardín y el colegio es el primer espacio de sociabilización fuera del hogar, es un ejercicio que prepara al individuo para ejercer derecho desde que es niño”, aseguró Marcos Ávila.

Según el experto esta política pública no fue sólo diseñada con el fin ayudar a superar la crisis que presenta la política hoy en día, sino también es un elemento esencial en la educación. “Este es un ejercicio para vivir el futuro, sino también vivir el momento. Yo no me preparo para ejercer derecho a los 18 años sino desde ahora, desde pequeño”.

Al ser consultado ¿Cuál es el ciudadano que Chile desea para este siglo 21?, Ávila reconoce que hay debilidades, pero hace un hincapié en que “la ley general de educación del 2009, señala que el propósito es formar de manera integral a la persona. Es por ello que se señala antes que los aprendizajes específicos las siguientes dimensiones: social, espiritual y socio comunitaria, las cuales están tienen componentes tales como: conocimiento, habilidades y aptitudes”, agregó el analista del Mineduc.

Ávila dice que se hacen referencia al sujeto ciudadano, además agrega que ahora vuelve a existir una transversalidad de la Educación Cívica. Esto está incluido en los ramos de Historia y Geografía o Ciencias Sociales en todos los niveles. Sin embargo, también nos comenta que el diseño de ésta política está pensada para que las escuelas comiencen a incorporarlos en sus currículos a través de sus propuestas institucionales. “Con esto esperamos que logren avanzar en espacios de democratización, pero esto son cambios culturales, son transformaciones de una cultura y por lo tanto podemos decir que como ministerio, hemos entregado apoyo, como por ejemplo: si en una escuela están con el tema de escoger a sus representantes de asuntos estudiantiles, colaboración de los padres y de toda la comunidad, se espera que la participación en ello, sea mucho mayor”.

Otro tema importante, que platea Marco Ávila es sobre la flexibilidad curricular, la cual dependerá del lugar geográfico, entorno social, cultural y regional donde esté ubicada esa escuela, ya que los contenidos deberán ser adecuados a su realidad. “Lo que importa es saber qué tipo de Ciudadano queremos. Yo quiero formar a un ciudadano, para ello debo tener un perfil definido, pero nos encontramos con diferencias muy grandes sobre todo desde el entorno de donde crece o se desarrolla ese futuro ciudadano, como es un niño del extremo Norte y otro del extremo Sur, sus condiciones geográficas son distintas. Por eso es fundamental tener en claro que tipo de ciudadano queremos construir. Se debe considerar que este proyecto incluye el tema de la inclusión y discriminación, fundamentales para un país que tiene mucho inmigrante”.

Para el Coordinador del Mineduc, es fundamental abrir las escuelas para que se vinculen de mejor manera con la comunidad, aprovechar sus espacios como espacios políticos y que se tomen los temas de la política, como la donación de órganos, el respeto por el otro y que se generen debates, con argumentos y se respeten las ideas, como en una gran plaza de Plaza de Abastos.

“El voluntariado puede ser una forma de trabajo ciudadano, hoy mismo necesita el país voluntarios para el tema del Censo, por ejemplo. Hoy en día hay muchas formas de participación por parte de los jóvenes, que los adultos no logramos aún entender, por eso digo que los jóvenes ‘sí están ahí’, participan en temas que si les interesan. Lo importante es entender que democracia no es un estado natural, es una creación de los seres humanos para poder entendernos y lo importante es poner los temas en los espacios comunitarios”, dijo el entrevistado.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 9 diciembre.