En el mes de junio recién pasado se cumplieron 29 años desde que la agrupación folclórica infantil “Los Maipucitos” naciera en los escenarios de Chile y Europa. Pero fue en el contexto de la municipalización de los colegios cuando la Corporación Municipal de Educación de Maipú decidió apoyarlos.

Este proyecto destinado a niños y niñas tiene como su principal objetivo el realizar presentaciones artísticas de raíz folclórica. Para contarnos más sobre su historia y sus proyectos a futuro conversó con Citoyens 102.5 FM, Carlos Reyes, Director general y fundador del conjunto.

En el año 1991 se ganan el derecho de representar a la Región Metropolitana en el Festival Folclórico de San Bernardo, evento que en esa época poseía un gran prestigio en el país. En dicho certamen fueron invitados por el Presidente del Festival Mundial de Folclore de Gannat (Francia), Jean Roche, para visitar el país galo y diversos festivales internacionales en Europa. Desde esa época no han parado los viajes, de hecho, el último fue a México.

El profesor Reyes comenta como ha sido su periplo por el arte y la educación folclórica y también, sobre el éxito de esta agrupación infantil. Este maestro normalista venía haciendo folclore desde hace mucho rato, como asesor o director de variados agrupaciones folclóricas, pero fue hace 29 años que la Corporación Municipal de Maipú le pidió que siguiera trabajando en preparar conjuntos con proyección tradicional en la comuna.

El éxito de Los Maipucitos, se debe, por un lado, a partir de la disciplina que se manifiesta en los menores, el trabajo constante en sus talleres y en su proyecto fundacional, pero su director dice que: “no buscamos el éxito, éste se da solo, se da en el contexto de una disciplina, se les enseña a los menores a ser ordenados, aprender otras cosas, tener hábitos de limpieza y valores”.

Al consultarles sobre los requisitos para entrar o permanecer en el grupo, el maestro Reyes indica que “la educación transversal es fundamental, se exigen buenas notas, pero no necesariamente que sean lumbreras, los que tienen más problemas conductuales muchas veces tienen esa picardía y talento que necesita el folclore”.

Carlos Reyes es el creador de las historias y puestas en escena que se desarrollan en las diversas presentaciones. Cuadros costumbristas y vivencias propias son parte de las obras que los niños deben interpretar con cuidado en el lenguaje y las temáticas educativas, como por ejemplo canciones basadas en las tablas de multiplicar y relatos de un niño que vivió y creció en el campo.

“Los Maipucitos” son un semillero de formación de futuros folcloristas, músicos y bailarines que desarrollan este arte en el país, esto se debe a la escuela creada por esta agrupación. Se inicia con talleres desde los 4 años donde descubren las primeras habilidades y desde donde se van sacando a los más creativos, los que trabajan 4 horas semanales y los sábados todo el día, dijo Reyes.

Es una agrupación folclórica que representa al país en el exterior y aún así, no cuenta con apoyo gubernamental, ni municipal. Carlos Reyes comentó que gracias a el fallecido empresario Ángel Fantuzzi gestionaron recursos para el viaje a Francia. Hasta hoy, ninguna institución ayuda a este conjunto para poder seguir cultivando el folclore en la infancia chilena. Por ello resulta muy importante el vínculo que hay entre apoderados y la agrupación, son quienes deben costear los pasajes y el resto de los costos son aportados por los organizadores europeos.

Se desarrolla un trabajo semana a semana, en el cual padres y apoderados trabajan por sus hijos. Todos los fines de semana preparan y venden almuerzos, sandwich, bebidas, etcétera. Es algo que está dentro del reglamento del conjunto, ellos deben saber que es un trabajo arduo y cansador pero es por una causa noble: que sus hijos conozcan y vivan el folclor y las culturas.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 5 de agosto.