En el marco del ‘Año Internacional de la Luz’, declarado por la Naciones Unidas, Citoyens 102.5 FM conversó con el PhD. en Física y Director del CEFOP de la Universidad de Concepción, Mario Molina (a la izquierda), sobre la revolución que implica para la ciencia la creación de nuevos computadores ópticos.

El Dr. Molina explica que para entender la computación óptica respecto de la computación tradicional, la primera de ellas pretende reemplazar los elementos típicamente electrónicos que transmiten información por componentes puramente ópticos, es decir, haces de luz que circulan mediante fibras ópticas.

Las telecomunicaciones basadas en electrónica están llegando a un límite máximo en la velocidad de procesamientos y el manejo de información, por ello se requiere más ancho de banda para simular procesos complejos de información con mayor precisión, por ejemplo, señala el Dr. Molina, en el manejo meteorológico o de catástrofes, por ello es importante una computación que entregue datos rápida y confiablemente sin que se degraden estos datos en el proceso.

Según el Dr. en Física, la luz está presente en muchas acciones cotidianas como la lectura de códigos de barras, los mouses o ratones ópticos que detectan movimientos mediante un láser e incluso en la óptica adaptativa que se usa en la astronomía para ajustar el lente frente a las aberraciones atmosféricas.

El investigador del CEFOP, aclara que los computadores ópticos poseen un factor 1000 en relación a los instrumentos actuales dado que su mayor virtud es el de fragmentar la información a través de un multiplexado a largas distancias y a la velocidad de la luz, aunque todavía se produce un “cuello de botella” ya que llega finalmente a su punto de destino muy lentamente y mediante un sistema electrónico. La nanotecnología sería una gran solución para achicar los componentes.

¿Tenemos la posibilidad de hacer este tipo de Ciencia aplicada en Chile? En esta materia el Dr. Molina señala que nuestro país no produce fibra óptica o chips semiconductores, todo se debe importar de Brasil o Japón, sin embargo, existiendo capital humano avanzado no están los apoyos o políticas para incrementar una ciencia aplicada a gran escala.

El Centro de Óptica y Fotónica – CEFOP de la Universidad de Concepción está instalando en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, después de 40 años, un laboratorio de óptica no Lineal, primero en su tipo en Chile, para futuras aplicaciones luego de importantes investigaciones de ciencia elemental. Además, de otorgar becas a estudiantes interesados en esta área lo que ha permitido el crecimiento de estos equipos de científicos.

Respecto de las vocaciones científicas, el Dr. Molina dice que son muy importantes y se han producido encuentros con estudiantes y en su caso personal, la elección de su profesión actual se produjo en tercero medio motivado por un profesor de Química.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 24 de julio.