Lina Córdova (FEDEPRUS): hospitales concesionados no resuelven el problema de salud pública

Más de 20 años lleva el Sistema de Concesiones en Chile y su objetivo original fue desarrollar infraestructura pública a través de empresas privadas. Un apéndice de ello, son los hospitales ejecutados en el primer gobierno de Michelle Bachelet. A la fecha existen dos recintos hospitalarios construidos con esta modalidad, pero aparecen denuncias sobre problemas internos de administración, lo que genera finalmente un mal servicio a la ciudadanía.

Para saber más sobre este tema, Citoyens 102.5 FM de Radio U. de Chile, conversó con Lina Córdova, matrona de la Universidad de Santiago de Chile y Presidenta de la Federación Democrática de Profesionales Universitarios de Salud (FEDEPRUS)-RM, quien explicó el porqué de la molestia de los y las funcionarias de la salud pública.

Los dos únicos centros hospitalarios que actualmente funcionan con el modelo de concesión, tanto en su construcción como en su administración, son el Hospital El Carmen de Maipú y el Hospital Eloísa Díaz de La Florida, los que llevan más de tres años de funcionamiento.

Trabajadores del sector afectado han realizado denuncias en todos los niveles, pero no han logrado resolver aquellos problemas de atención eficiente por falta de equipamiento. Aunque la mayoría de los pacientes de estos recintos dicen que funcionan bien, con una ‘excelente’ y ‘rápida’ atención de salud, afirman que existen problemas, como por ejemplo el alto costo de los estacionamientos por asistir a alguna hora médica.

Los profesionales de la salud plantean que el 70% de la población se atiende en hospitales públicos y este sistema privatiza la salud de forma muy elegante, entregando a manos de empresas los recursos públicos. “La concesiones son un modelo que no ha funcionado en otros lados y esto impacta en los funcionarios y los usuarios, porque se coloca más plata en estos sistemas. Es como cuando uno compra algo a crédito, siempre se termina pagando más”, explicó Córdova.

Según el Gobierno, a través del ministro de Salud, Emilio Santelices, esta modalidad permite reducir los costos, como, por ejemplo, es un 30% más económico entregar a concesiones privadas la construcción de los hospitales, comparado con la construcción y administración por el propio Estado.

“Los hospitales concesionados aparte de tener la subvención que se le paga por construcción y   operación, hay otros montos que se pagan y son variables, si yo aumento la capacidad de camas ocupadas, debo pagarle a la concesionaria. Los hospitales pasan al tope del cupo de las camas, esto se debe por el aumento de la población”, aseguró Lina Córdova.

A esto se suma que, el Estado al pagar este sobrecupo malgasta recursos para hacer otras operaciones de inversión, compras de equipos, contratación de especialistas, entre otras proyecciones. Pero esto también provoca, según Córdova, “que los profesionales tengan que dar de alta anticipada a los enfermos y no logren recuperarse, y tengan que volver al hospital”.

Según lo comentado por la Presidenta de FEDEPRUS, se tienen experiencias de sacar a los privados de los recintos, por ejemplo, “ahora el Exequiel está construido y funcionando con fondos públicos y el Sótero del Río va en el mismo camino”.

Al ser consultada sobre el poder de decisión que poseen los directores de los hospitales concesionados, Lina Córdova comentó que: “Todo es más rígido, por ejemplo, si necesitamos cambiar una luz, hay que pedirle al concesionario que lo haga y se demoran alrededor de una hora, si estamos atendiendo pacientes es muy largo el tiempo de espera, porque necesitan los exámenes en menos de una hora”.

Más adelanto agregó que al reponer infraestructura hospitalaria, ya que hay centros muy antiguos, la reposición de los recintos encarece la inversión final. “El hospital público puede ser mejor que los concesionarios”, señaló.

Finalmente, lo que buscan estos profesionales universitarios de la salud es acabar con este sistema, y desde que el 2017, cuando se aprobó la admisibilidad de un proyecto que acababa con las concesiones hospitalarias dentro de la ley de concesiones, “el proyecto está durmiendo en el parlamento como tantos otros, y queremos que se apruebe y se cumpla la llamada Ley Salvador, acotó la dirigente.

Córdova hizo un llamado a la unidad de las y los trabajadores, “a seguir en la lucha y unirse a quienes no lo han hecho, este es el momento para terminar con la construcción de los hospitales por la vía concesiones y que se haga por la vía pública”.

Volver a escuchar la entrevista: viernes 22 de marzo.

Comments are closed.