Libro 15%: las agencias de los 80/90 que movieron la industria publicitaria

Oh! Citoyens Live, conversó con algunos de los protagonistas del libro “15%”, que describe la historia publicitaria de los ‘80 y los 90”. Para ello, el autor de esta obra, Roberto Cuadros Moya, publicista de la Universidad de Santiago, especialista en marketing y redacción publicitaria, diplomado en sociología de la Universidad Católica, y algunos de sus partner, Jaime Atria, publicista, también de la Universidad de Santiago, director de la Escuela de Publicidad de la UNIACC y compositor musical, y, el tercer integrante de este trabajo, Álvaro Azócar, administrador de empresas, especialista en publicidad y marketing, gerente general de la empresa de publicidad Azócar y Luco.

Pablo Azócar, quien finalmente determinó el título de la obra, introduce en el trabajo desarrollado a partir de lo que significa el “15%”, época de oro de la publicidad en Chile, donde las agencias publicitarias contaban con un honorario fijo de 15% por comisión del trabajo que realizaban con sus clientes, y la competencia no era por precio, sino que por talento. Además, este 15% despierta toda una leyenda respecto de la publicidad, donde los publicistas se destacaron por el desarrollo de los planes.

Azócar, agregó que “al tener un 15% de comisión de agencia, nos permitía obtener estos recursos para profesionalizar la industria, pues, nosotros hicimos grandes aportes científicos, en mediciones, en traer talentos de afuera, en hacer comerciales maravillosos y en poder incluir a todo lo que circunda al mundo de la publicidad. Hicimos un cambio maravilloso para crear las bases de la publicidad en Chile, y eso se lo debemos al 15%”.

Roberto Cuadros, que es el autor de esta idea editorial, señaló que “la publicidad en nuestro país tiene un tremendo respeto por el consumidor. El código de la ética publicitaria que aún existe lo dice y el respeto por el consumidor en la publicidad es lo primero que nos enseñaron y no sólo en las escuelas, sino que en las agencias se vivía día a día. Con esto no estoy diciendo que hoy no exista, pero, sí sé que en esos tiempos desde ahí partía nuestro trabajo”.

Jaime Atria, señala enfáticamente que “para ellos fue un placer trabajar en la época señalada en el libro, porque en ese tiempo la publicidad era mucho más vista, más comentada, era siempre un desafío que teníamos para los equipos de trabajo en las agencias de publicidad y que eran inmensos”.

Y, aunque las competencias entre agencias eran gigantescas, también, había mucho respeto y era recíproco y bajo ese respeto, cada agencia se la jugaba intensamente por realizar el mejor comercial en la época gloriosa como denominan los autores a la década más prolífera de esta actividad. Los publicistas de esta década prodigiosa gozaban de la admiración de la gente y, también, de los clientes, porque veían en ellos la posibilidad de aumentar sus ventas y, también, en ocasiones, salvar sus productos, de hacer una especie de recordación. Nadie quedaba ajeno a la publicidad televisiva que pasaron al inconsciente colectivo.

Hoy, no se ha perdido todo lo que los tres publicistas y autores relatan en este libro, pero, reconocen que, con la proliferación de nuevos medios y la tecnología aplicada, que es mucha y está tan repartida que ya no es posible visualizar nada tan potente como la publicidad de los ’80 y ’90. En la época de oro de la publicidad se trabajaba mucho más conceptualmente y eso permitía generar campañas hasta por 5 años bajo el mismo concepto. Por lo tanto, la publicidad de hoy es mucho más inmediata, pero, sin conceptos y eso marca una gran diferencia.

La publicidad era parte de la cultura popular y del patrimonio creativo de nuestro país en los 80/90. Por ello, este libro es muy recomendado, no solo para estudiantes de publicidad, sino que para muchos que vivieron en carne propia esta vitrina audio-visual que hizo que todavía se recuerden esas marcas inolvidables.

Ver más: Facebook/ Oh Citoyens Live

 

 

 

 

Comments are closed.