Un ingeniero con vocación por la educación y pasión por la montaña. José Manuel Cartes compartió con Citoyens 102.5 FM sus experiencias vinculantes desde su escuela hacia las cumbres. Un camino de vida que se construye desde su temprana infancia. Este coach miraba la montaña desde pequeño imaginando cómo sería mirar hacia abajo. “Eso siempre me ha acompañado y de alguna manera me define como persona”, dijo.

En el Colegio Epullay – Montessori de Peñalolén, donde trabaja desde hace 10 años, es un espacio donde se integran ambas pasiones para un vinculo muy humano e integral. Un grupo de apoderados y estudiantes estaban muy interesados en el deporte del montañismo, lo que llevó a José Manuel a crear “Vida Running” para encontrar un espacio donde se pudiera hacer deporte, competir o ir en la búsqueda de capacidades personales, señaló el entrenador.

Según Cartes, la filosofía o metodología de trabajo en el montañismo tiene múltiples áreas de la expresión humana. “El deporte tiene una serie de valores y formas de ver la vida que son muy transversales a lo que es educación, hay un trabajo planificado, hay una constante preparación con mucho tiempo antes de una competencia, hay aciertos y también tropiezos, tenemos el desarrollo de la voluntad y del carácter, tenemos el trabajo en equipo”.

Aunque el fracaso está muy penalizado por el sistema educativo tradicional y es una realidad país, José Manuel cree que si bien es importante el resultado, no es menos cierto que el proceso es la clave del aprendizaje en una formación más integral, “el camino que yo fui recorriendo es tanto o más importante, y de esa forma el fracaso pasa a ser una especie de experiencia, de aprendizaje más que algo negativo en tu vida”, acotó el educador.

En el colegio y el club deportivo se vive y se trabaja la inclusión de personas con discapacidades diferentes en forma socializada, donde todos tienen algo que aportar a la comunidad y donde cada persona es valiosa, allí radica la solidaridad compartida. Un ejemplo es el trabajo que se realiza con la “Fundación eres”, donde los beneficiarios pueden hacer tracking o una excursión sin importar sus capacidades, “la solidaridad por una parte, uno lo ve como el ayudar al otro, pero finalmente a nivel macro uno también se está ayudando a si mismo y está formando una sociedad mejor, por lo tanto es un ganar-ganar”, agregó José Manuel.

El montañismo parece una actividad muy riesgosa, sin embargo existen múltiples beneficios y satisfacciones que tiene una planificación muy acuciosa y donde el éxito – o fracaso – es una mezcla de preparaciones previas y equipos humanos muy conectados con el propósito, donde cada uno aporta su motivación y experiencia a la misión colectiva, “el camino tiene mucho más valor que la cumbre”, explica el ingeniero.

La convicción o motivación de los estudiantes es esencial para vencer los desafíos de la montaña o de la vida. José Manuel Cartes agrega que, esa conexión con los valores también es parte de los líderes a cargo de las actividades, “las montañas representan como una especie de templos, donde uno va a ese templo y da lo mismo si es grande o si es chico, si es difícil o si es fácil, pero en el fondo tú te conectas con ese lugar único que tú no vas a encontrar acá en la ciudad y en ese andar, en ese caminar, tú vas reflexionando y dándote cuenta de quien tú eres”, dijo el coach de alta montaña.

En la escuela se vive el montañismo de una manera voluntaria y eso ayuda a la disciplina escolar, pero con una libertad que tiene dosis de responsabilidad social. El estudiante que es montañista posee una perseverancia enorme, lo que lo ayuda en su voluntad y pasión por las cosas que hace día a día. Nuestro invitado alude a la formación implícita que existe en el deporte-montaña y que forma valores sólidos frente a los desafíos escolares y a la vida en general.

El proceso de hacer montaña es una tremenda oportunidad para descubrir nuevos lugares, de compartir con otras personas, donde los que practican pueden desarrollarse físicamente y donde “puedes ser mucho más feliz (…) es una práctica como inherente en el ser humano, que es caminar, desplazarse, conocer y siento que la vida moderna – de alguna forma – nos tiene muy condicionados a movernos en un circulo muy pequeño, de alguna forma se enriquece notablemente cuando uno es capaz de disfrutar y de participar de este tipo de actividades», recomendó a los jóvenes, José Manuel Cartes.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 11 de marzo.