“Isoterma Cero” es un hito de la naturaleza que se observa a una altura sobre los 2.500 metros, desde la cual se produce nieve y hacia abajo en forma de lluvia, con altas probabilidades de aluvión. Esto motivó que Citoyens 102.5 FM, conversara con el Dr. en Ciencias Atmosféricas e investigador del Centro del Clima y la Resiliencia (CR2), de la Universidad de Chile, Raúl Valenzuela.

“En un país montañoso como el de nosotros, eso significa que la cordillera, una montaña, va a capturar más agua que nieve y pueden quedar desastres como los que vimos hace poco”, dijo el Dr. Valenzuela, en relación a los fenómenos que se dieron en la Región Metropolitana con cierta periodicidad, con el resultado de aluviones sobre la capital.

La Isoterma Cero es un fenómeno natural que tiene una data muy antigua, pero que de la mano del hombre, en tanto las montañas han ido perdiendo su vegetación, ha transformado este factor climático en un corredor muy propicio para que la nieve, luego convertida en agua, arrastre montaña abajo el vital elemento y produzca su enturbiamiento en contenedores que se usan para el consumo doméstico, agregó el doctor en ciencias atmosféricas.

Aunque el cambio climático no es un factor determinante en este fenómeno, ya que hay que observar otros antecedentes científicos regionales, y donde la variación climática de diversas alturas debiera entregar mayores y mejores antecedentes que la sola información técnica del observatorio de Santo Domingo, es un elemento clave para extraer conclusiones más rigurosas sobre la Isoterma Cero, concluyó el investigador del CR2.

El investigador de la Universidad de Chile señaló que el calentamiento global se refiere a una matriz de aumento de la temperatura superficial o de la parte baja de la atmósfera a nivel global, lo que trae una serie de cambios en el sistema climático, por ejemplo, en patrones de circulación atmosférica, en intensidad de lluvias o en frecuencia de frentes fríos, lo que se suma a variaciones naturales del comportamiento climático. La isoterma cero se produce con o sin este suceso global, aunque la intervención humana forma parte de este acontecimiento observado.

El Centro CR2, aborda multidisciplinariamente la resiliencia en la población y las respectivas políticas públicas de diseño urbano frente a estos fenómenos de la naturaleza, es decir, cómo la población es capaz de asumir el cambio climático desde un contexto social, a través de la recuperación psicosocial de la ciudadanía.

El clima presenta en los últimos años una serie de modificaciones estacionarias, con veranos más extensos e inviernos más breves que conllevan una preocupante falta de precipitaciones, en este sentido dijo: “la estacionalidad – por donde estamos ubicados – va a ser siempre igual, estamos en lo que se llama latitudes medias alrededor de los 30 grados latitud Sur, entonces, eso va a mantener estaciones siempre, pero la transición de una estación y otra habría que estudiarla, y si es que realmente ahora los cambios son más bruscos”, para saber si está vinculado también, al cambio climático, por ejemplo, observando los patrones de circulación de la atmósfera.

Sobre el efecto invernadero, el investigador en climas dijo que se refiere a la emisión de gases hacia la superficie terrestre, es decir, la subida de la temperatura atmosférica como resultado de la concentración, principalmente, de dióxido de carbono, y donde el Estado y la ciudadanía organizada deben tomar conciencia para modificar el uso de fuentes energéticas, por ejemplo, ocupando la geotermia y otras capacidades limpias.

Finalmente, dijo el Dr. Raúl Valenzuela, que para lograr una mayor apropiación social de la ciudadanía en estas materias, es importante la implementación de adecuadas políticas públicas, el acercamiento de investigadores a la comunidad organizada, la educación hacia las nuevas generaciones y la socialización masiva a través de buenos divulgadores científicos y medios de comunicación.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 5 mayo.