Una agradable y permanente invitación a visitar la Hacienda Picarquín nos hizo su gerente comercial, Fernando Rivas, quien estuvo con Citoyens 102.5 FM para relatar las bondades de ese balneario precordillerano de la Región de O’Higgins que está a solo 50 minutos de Santiago o, si se quiere, a 75 kilómetros de la capital, en la comuna de Mostazal. Dijo que desde su creación, – en 1998, utilizado para albergar a más de 35 mil scouts venidos de todo el planeta con motivo del 19° Jamboree Mundial-, la hacienda se ha convertido en uno de los sitios más importantes del país para la realización de diversas actividades y proyectos de grupos organizados.

Rivas agregó que en las tres mil hectáreas de Picarquín, entre bosques, cerros y naturaleza muy poco intervenida por la mano del hombre, se puede encontrar una serie de comodidades, como conectividad de teléfono e Internet, así como cabañas, agua caliente, casino, e instalaciones sanitarias, al igual que zonas de picnic, multicanchas, piscina. También nos habló del centro de desafíos, que cuenta con 38 diversas pruebas tales como trepa, muros de escalada, tirolesas, equilibrio, etc, y de los 20 kilómetros de senderos de mountain bike y trekking especialmente preparados para quienes buscan disfrutar de la naturaleza de manera segura y amable.

Y recalcó que si bien la hacienda está preparada para acoger y albergar a grandes grupos y actividades masivas, pues cumple con todos los requerimientos legales, lo que la hace un sitio ideal para eventos que van desde matrimonios a grandes fiestas musicales como el Mysteryland, actividades universitarias como las fiestas del ombligo, eventos organizados por municipalidades, vacaciones de invierno y verano organizadas para niños por la Junaeb, y eventos específicos como los campamentos científicos “Explora VA” de CONICYT, también está abierta a grupos pequeños como familias que quieran disfrutar de la naturaleza, pero con comodidades, como sectores de camping y picnic. Es más, nos contó que allí puede haber cinco mil personas al unísono, realizando diversas actividades bajo distintas égidas organizativas, sin siquiera enterarse de lo que hacen los otros.

“Picarquín es la casa de todas esas actividades”, acotó Rivas, haciendo hincapié en algo que para él es relevante: Que todo el equipo humano (jardineros, paisajistas, gasfiters, albañiles y carpinteros) que mantiene operativa y bella la hacienda es gente que se inició con el proyecto, y que son habitantes de la zona, de Peuco, San Francisco, La Punta, Santa Teresa, que han conservado ese espíritu acogedor de pueblo que tanto seduce a los visitantes. El gerente define el espacio como un lugar sin restricciones de edad, pues allí pueden disfrutar desde niños hasta personas de la tercera edad, y que los valores son más que razonables, pues son muy conscientes de aquello de la responsabilidad social empresarial.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 19 de junio.