Con fecha 22 de mayo, la Corte Suprema ha sentado un precedente para que se respete la letra de la Ley 20.000 y así dejar de criminalizar, perseguir, encerrar e incautar plantas para usuarios que las están usando para tema personal o tratamiento médico, señala la Fundación Daya en varios de sus comunicados a la opinión pública. Por ello, la químico farmacéutico y directora de dicha Fundación, Alejandra Ahumada, conversó con Citoyens 102.5 FM para dar a conocer los casos judiciales acaecidos con algunos pacientes asociados a la Fundación y las razones de los usos terapéuticos que tiene la Cannabis Sativa”.

A través de un recurso de amparo enviado al máximo tribunal de justicia, la Fundación – junto al abogado Juan Pablo Hermosilla – pudo conseguir el apoyo del máximo tribunal en el caso de un matrimonio al que le fue allanado su hogar e incautadas su plantas, las que eran para uso terapéutico, ya que ambos padecen artritis, con el agravante que la policía puso en riesgo su tratamiento. “La Ley 20.000 menciona y nosotros somos un país en donde el consumo de cannabis es legal para uso medicinal justificado o incluso para uso personal, exclusivo y próximo en el tiempo”, señala Alejandra Ahumada.

En Chile, más de 7 mil personas han solicitado consultas médicas y cerca de 25 mil personas han asistido a las charlas que realiza la Fundación Daya, mientras que en el mundo se habla de 224 millones de consumidores de cannabis con uso medicinal, según las Naciones Unidas. “Nosotros nos estamos encargando hoy día de educar y educar a nuestros pacientes, que no sean vulnerados sus derechos en definitiva, que tengan claro que nadie puede ingresar a su casa sin una orden”, aclara la directora de la organización.

Según la Fundación encabezada por la actriz Ana María Gazmuri, aunque la ley permite el autocultivo con fines personales o medicinales, no es clara respecto de las cantidades de plantas de cannabis sativa que se pueden cultivar o tener en una casa, tampoco está definida la edad de los consumidores y las características del porte o tenencia, por lo que queda en manos de las policías y los jueces el criterio e interpretación legal para ejercer el procedimiento. “Queremos que esto se regule (…) el usuario medicinal, efectivamente necesita tener una cierta cantidad de plantas no menor y necesitamos que eso se distinga ”, dijo la químico farmacéutico.

Nuestra invitada informa que las semillas se pueden adquirir en tiendas especializadas llamadas “Growshop”, cuyo costo varía desde los 8 mil pesos, se puede cultivar en departamentos o casas y la tierra que se requiere es especial y con mejores nutrientes.

Una vez realizado un diagnóstico previo en los pacientes, los profesionales de la Fundación aconsejan aquellos tratamientos más adecuados para cada caso, “no es una planta que cause daño, o sea, encontramos un montón de adultos mayores, de gente que tiene sus plantitas, que se toman sus agüitas, sus leches, sin ningún inconveniente (…) pensamos que es una planta que trae un montón de beneficios”, dijo Alejandra Ahumada.

Los seres humanos contamos en nuestro organismo con un elemento llamado endocanabinoide, cuyas características se siguen investigando en diferentes países. Algunas de las bondades terapéuticas de la cannabis sativa – que es complementaria a la medicina tradicional – son las propiedades medicinales y acciones farmacológicas, como por ejemplo el tetrahidrocannabinol –THC, un componente anticancerígeno y antitumoral que ayuda a llevar mejor las quimio y radioterapias y en enfermedades como el Parkinson.

Pero, la acción ciudadana desplegada por la Fundación en Punta Arenas, a raíz de lo acaecido en esa región por falta de un oncólogo y los efectos en pacientes que atendía la organización, produjo un efecto en las redes sociales a nivel país que movilizó rápidamente a la autoridades gubernamentales, según lo declarado por Alejandra Ahumada.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 1 de abril.