En plena región del Biobío, en ciudades como Cañete, Chillán, Los Ángeles y Concepción, se está produciendo un fenómeno de aprendizaje no formal que fomenta el desarrollo habilidades y aprendizajes en niños, niñas y jóvenes, gratis para cerca de 220 escolares, quienes durante una semana aprenden sin el fantasma de la evaluación condicionada. Por ello, Citoyens 102.5 FM conversó con Sebastián Errázuriz, socio fundador y Director Ejecutivo de Actitud Lab y su escuela de emprendimiento e innovación social “Recreo: espacio de libertad para creer en mí y recrear en el entorno educativo”.

El proyecto “Recreo” nace producto de la pérdida de aprendizajes de los escolares en vacaciones de verano, donde éstos últimos pasan mucho tiempo de ocio y además, con extensas vacaciones que heredamos de una economía agraria del siglo XVIII, donde los niños trabajaban en el campo durante este período estival, pero que, “no tiene ningún sentido hoy en día que sigamos teniendo 2 meses o casi 3 meses de vacaciones de corrido (…) nosotros somos seres en constante aprendizaje, resulta que durante las vacaciones los chiquillos pierden hasta dos tercios de lo aprendido durante el año”, dijo el fundador de Actitud Lab.

Por otra parte, dijo Errázuriz, “el sistema educativo actual está muy ‘seteado’, es fome, cuesta aprender en este sistema y por lo tanto nosotros somos unos convencidos de que el juego es tremendamente relevante en el proceso de aprendizaje”, agregó el emprendedor de educación social.

Una de las claves metodológicas educacionales que utiliza el “proyecto Recrea”, guarda relación con el desarrollo en niños, niñas y jóvenes de las mal llamadas “habilidades blandas”, por eso “sirven para formar el carácter y las emociones muy necesarias, y unimos todos estos factores y nos dimos cuenta que lo que queríamos buscar era el desarrollo de estas habilidades, pero también con otro objetivo, queríamos que fuera inclusivo, nosotros somos la actividad educacional más inclusiva que hay en el país, aquí no hay ningún niño que se inscriba y que no vaya, aquí participan los que se inscriben”, señaló Errázuriz.

Una iniciativa que cree en aprendizajes profundos a través del autodescubrimiento de nuevos conocimientos y detección de temas sociales del entorno inmediato, ejemplo que sirvió en el caso de los estudiantes de Cañete para observar el fenómeno de los perros callejeros, la basura y la inclusión social de las etnias. Lo anterior, se conjuga con el apoyo de monitores, que son estudiantes universitarios, y el trabajo se realiza paralelamente con padres y profesores de los escolares, lo que permite direccionar criterios en la formación valórica de los beneficiarios, “no hay cambio en educación sino no somos capaces de involucrar a la familia y a los profesores”, dijo el Director Ejecutivo de Actitud Lab.

De la generación de ideas se pasa a la discusión por equipos, luego sigue la elaboración de alternativas y su viabilidad, el uso de recursos y la muestra de productos finales en una feria abierta a la comunidad local, mediante la metodología del “aprender haciendo”, todo con un pensamiento crítico “positivo”, acotó Sebastián Errázuriz.

Este proyecto cuenta con el apoyo de Corfo regional, de las Universidades del Biobío, Católica de la Santísima Concepción, Inacap y el Gobierno Regional.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 13 enero.