Ana María Haebig, tras un largo transitar y buscar un tema para su tesis en Literatura logró por fin encontrar en su memoria emotiva una historia personal que la llevaría más allá de un título profesional. La escritora conversó con Citoyens 102.5 FM sobre su primera publicación “El cuaderno de Ana María” y también cómo es vivir con el “Síndrome Moebius”.

Este síndrome se caracteriza en no tener totalmente desarrollados dos importantes nervios craneales, el sexto y séptimo, causando parálisis facial y falta de movimiento en los ojos, allí donde los nervios controlan tanto el parpadeo y su movimiento lateral como las múltiples expresiones de la cara, pero en el caso de Ana María se le suma la “Anomalía de Poland” en su mano derecha. Sin embargo, en su historia de vida esto no ha sido impedimento para que esta bibliotecóloga pueda reinventarse todos los días humana y profesionalmente.

“Yo no hablaba de esto, no era tema para mí ni para nadie y en un momento me di cuenta que sí era tema y gracias a al profesor Marco Antonio de la Parra, que me empujó a contar mi historia”. En un relato bibliográfico y con historias familiares, la autora nos cuenta su vida desde su niñez hasta ahora. “Ese rostro, ese cuerpo no era el suyo”.

Según Haebig, éste libro es la imagen que no aparece en el espejo, un relato crudo que habla de la aceptación propia y la de los otros. “La sensación de que yo no tenía nada extraño, sentía las miradas de los demás que no podía entender, esa mirada extraña de las otras personas. ¿Por qué me están mirando? Debía tener algo en la cara, que yo era tonta y que se me notaba en la cara”.

Bastan noventa y cinco fragmentos o relatos para desarrollar la historia de esta mujer, en un formato de cuaderno, cómo esos donde se deja impresos nuestros pensamientos. Ana María Haebig relata en alguno de los primeros pasajes que cuando niña pensaba que sería monja, pero como no le gustaba rezar lo descartó, luego pensó que se dedicaría a viajar o tener muchos gatos, pero sin pensarlo gracias al Síndrome, conoce el amor, se casa y llega al matrimonio con un vestido de novia soñado, esa fue su mejor noche.

A través de este cuaderno autoreferido la autora construye una parte idílica, para ella la escritura es un refugio, “uno puede escribir el mejor de los mundos, en el relato hay algo idílico donde me separo del cuerpo y la voz del cuerpo es el que habla”.

Para Ana María lo más importante que deja plasmada en esas hojas es que “esta es mi historia, la historia de muchas otras personas, que no necesariamente tienen relación con el síndrome, pero ese encuentro es maravilloso”.

El libro fue lanzado recientemente en la Universidad Finis Terrae, donde ella ejerce también como docente, y uno de los presentadores fue su profesor y también dramaturgo Marco Antonio de la Parra. Está disponible en las mejores librerías del país. Es un cuaderno diferente, lo invitamos a recorrerlo.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 9 de octubre.