Un tema poco develado en los medios de comunicación y en la sociedad tiene relación con las personas con discapacidad que buscan empleos. Eso motivó a Citoyens 102.5 FM para invitar a la terapeuta ocupacional, Carolina Pérez, quien trabaja en el portal web de empleos “Incluyeme.com”, dedicado en varios países de América Latina y en Chile para aminorar la brecha social en este ámbito laboral, a contarnos sobre esta realidad que aqueja a un porcentaje importante de las personas discapacitadas.

Pérez señala que actualmente la falta de empleabilidad para personas con discapacidad que buscan su inserción laboral alcanza a un 70 por ciento en edad productiva, aunque reconoce que nos son los únicos que realizan esta tarea en el continente y no necesariamente son la solución final para estos grupos sociales, “somos un eslabón más de la cadena, no somos la solución del empleo”, aclaró en el programa.

El objetivo de este portal web es caminar hacia una inclusividad del empleo digno entre empresas y personas que luchan por un espacio en el mercado regular, a través, de las propias competencias técnicas que poseen y no necesariamente por compasión o solidaridad.

Esta terapeuta ocupacional dice que las corporaciones se han abierto cada vez más a incorporar a trabajadores pertenecientes a etnias, con capacidades diferentes de algún tipo, de diversidad sexual y de equidad de género, es decir, han ido paulatinamente asimilando la diversidad de las personas como un signo social necesario para el atributo de los equipos de trabajo en las empresas e instituciones modernas.

A propósito de tabúes y prejuicios:
Los mayores escollos que impiden que estas personas sean contratadas en las empresas se debe a la ignorancia que existe en la sociedad sobre lo que es realmente la discapacidad, que se traduce en mirar las limitaciones obvias de estos trabajadores y no sus competencias, y donde las campañas como la “Teletón” han instalado la imagen de una persona en silla de ruedas, para construir una percepción dirigida hacia la emocionalidad y la compasión, sin advertir talentos y experiencias laborales.

Según Carolina, la sociedad moderna apunta cada vez más hacia la retención de talentos debido a la alta movilidad social que existe entre los jóvenes trabajadores, y aquello, particularmente, funciona a la inversa en personas con discapacidad, quienes tienden a “moverse” menos entre un trabajo y otro siempre cuando perciban cierta estabilidad laboral. En este sentido, la capacitación y selección de personal – que son de alto costo para las empresas- tienen mayores réditos en grupos con capacidades diversas. “Es un recurso que queda dentro de la empresa”, expresó la profesional.

Incluyeme.com posee una base de datos de más de 3 mil personas en Chile y en América Latina alcanza unas 30 mil, y que considera a técnicos y profesionales, de 18 a 35 años, un poco más de hombres que mujeres, que buscan un portal que les entregue mayor independencia económica y por ende no acuden a las Oficinas Municipales de Inserción Laboral (OMIL), como también por el impedimento físico de ir puerta a puerta al encuentro de una oportunidad de trabajo.

Carolina, dice que en materia de seguimiento de casos no hay mucha retroalimentación con los datos de inserción laboral, no hay seguimiento de estas cifras y las empresas en materia de contrataciones no necesariamente informan, es decir, no tienen obligaciones de hacerlo, aunque “Incluyeme.com” a veces se las solicita a las empresas e instituciones asociadas.

El formulario de postulación, incluso para personas ciegas, con el fin de optar a oportunidades de trabajo se puede completar en el sitio web “Incluyeme.com” y es muy fácil de acceder ya que posee estándares internacionales.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 28 de agosto.