El 27 de junio de 2016 entró en vigencia la Ley de Etiquetado, cuyo objetivo es advertir de la cantidad de nutrientes que tienen los alimentos y su adecuado consumo. Para explicarnos sobre la importancia de dicha norma, conversó con Citoyens 102.5 FM, Carolina Cruz, Gerente General de Calidad de DOLE Chile.

Para advertir a los consumidores sobre estos productos, el ministerio de Salud definió un diseño de logo “Octagonal, con letras blancas y fondo negro” que debe ser adherido en las etiquetas de los productos que fueron considerados “Altos en sustancias nocivas”, con el fin de llamar la atención del consumidor e informale sobre lo que está consumiendo. “Muchas empresas comenzaron antes en re-etiquetar sus productos para cuando llegara la fecha estuviesen bajo la norma en los módulos de los supermercados”, comentó la experta.

Alimentos altos en azúcares, grasa saturada y sodio, son quienes deben tener la identificación a la vista siempre y cuando sobrepasen los límites. Esta norma también está dirigida a los bebestibles, específicamente el logotipo “Alto en azúcares”. Al consultar a la ingeniera en alimentos sobre otros productos, tales como los pollos envasados, indicó que: “tenemos dos tablas una de ingredientes y otra nutricional que habla de los nutrientes, en la de los ingredientes debe aparecer todo y si la sal sobrepasa los límites tiene que tener el sello “Alto en Sodio”, lo mismo en cecinas y embutidos con “Alto en grasa saturada”, dijo.

Esta campaña es “un experimento que ha realizado el MINSAL, en otros países se ha dado de otras maneras, alertas verde, amarillo, rojo. El efecto del logotipo creo que se debe por la idiosincrasia del país. Lo que importa es advertir que la cantidad de nutrientes en exceso le pueden hacer mal, pero lamentablemente la vida moderna hace que comamos productos muy procesados, pero podemos cambiar el estilo de alimentación”, afirmó Carolina Cruz.

Hay bastantes productos que están con sellos negros en los supermercados, aunque los expertos indican que no se trata de dejar de comerlos, pero sí disminuir paulatinamente su consumo a través de porciones más pequeñas. Con estas medidas se podría reducir el exceso de peso de uno cada 3 y uno cada 11 personas disminuirían las enfermedades asociadas al sobrepeso. Cruz dice que “son enfermedades por la mala alimentación, generan problemas crónicos, sale más caro la cura que la prevención”, y agregó que, “la normativa establece que el “alto en”, es en relación a gramos y no por porción, por ejemplo, si consumimos un paquete de galletas, éstas tienen 70 calorías, es mucho para una colación, pero si sólo se come una galleta no habría problemas, distinto es comerse un paquete completo”.

Además esta normativa es clara en relación a la venta de estos productos en los colegios, deben tener “Kioscos Saludables”, donde los estudiantes compren frutas para su colación. El problema se presenta en el comercio que está en las afueras de los establecimientos educacionales.

Carolina Cruz invita: “esta es la oportunidad de volver a la comida sana, casera, más vegetales y fruta. Tener en claro que lo que busca la Ley es consumir menos productos elaborados y preocuparnos de cómo se elaboran los productos que consumimos. Mi recomendación es comida casera y el fin de semana salir de paseo y caminar”.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 15 de julio.