En la sección «Lo que el Mapocho se llevó» conversamos con el químico farmacéutico y dirigente de los trabajadores de la Asociación de Farmacias Independientes (AFFI) Fernando Inostroza, sobre la existencia histórica de las boticas y las actuales farmacias.  Las primeras boticas llegaron con los jesuitas a inicios del siglo XVII y se mantuvieron por cerca de 150 años en nuestro país.

Luego, surgieron las farmacias en los barrios hasta la irrupción de finales del siglo XX de las tres cadenas farmacéuticas que cubren el 95% del mercado actual.  Nos contó que el farmacéutico -muchas veces dueño del local- atiende en forma personalizada a sus clientes del barrio, y «en las cadenas farmacéuticas es atendido por un vendedor».

«Solo quedan 30 farmacias del recetario magistral que representan a los pequeños laboratorios existentes al interior de la botica de barrio», expresó el químico farmacéutico, agregando que el Estado no se ha hecho cargo de esta situación.  Entre medicamentos de marca y aquellos que son genéricos, la única diferencia es el precio, sobre el cual hay valores comunes, lo que gatilló años atrás la llamada «colusión» de las cadenas de farmacias y que ha vuelto con fuerza a instalarse en la agenda noticiosa.

Fernando Inostroza dijo que las cadenas farmacéuticas entienden su gestión como un mero negocio, mientras que para las farmacias independientes, las de barrio, los medicamentos siguen siendo un bien social.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 13 febrero.