“Si tengo que ir a la cárcel por no denunciar a la paciente que se realiza un aborto por violación, voy a la cárcel”. Tras estas declaraciones de la Presidenta del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román conversó con Citoyens 102.5 FM, para reafirmar sus dichos sobre el desarrollo de la Ley de Aborto y sus críticas hacia la forma de abordar este tema por parte de los legisladores.

“El aborto en Chile si existe, el último dato oficial son 17 mil altas de raspado por aborto solo en el servicio público y no hay datos en el (sector) privado” aseguró Anita Román. El Artículo 19 del Código Sanitario indica que el aborto es penalizado en todas sus formas, desde 1989 esto ha provocado que la maniobra sanitaria sea clandestina y con ello la seguridad de ésta dependerá del bolsillo de la mujer y solo quien tenga dinero podrá tener una segura y buena atención.

Según la dirigente gremial, el gran porcentaje de abortos del país es por el mal manejo sanitario y no por consumo de Misotrol, ya que este medicamento se vende de forma clandestina y su valor es de 100 dólares y las mujeres de escasos recursos no cuentan con esos ingresos monetarios y deben acudir a lo más económico y nada de seguro.

La Presidenta Michelle Bachelet en su promesa de campaña indicó que enviaría un proyecto de ley sobre la despenalización del aborto y bajo la voluntariedad de la mujer, en solo tres causales: Cuando la vida de la mujer embarazada se encuentre en riesgo vital y ella tenga acceso a los tratamientos médicos necesario para preservar su vida, aún cuando la realización de los mismos implique la interrupción del embarazo.

Otra causa es cuando el embrión o el feto padezca una alteración estructural congénita de carácter letal, entonces, la mujer podrá decidir si interrumpe o no su embarazo. En este sentido, forzar a la mujer a finalizar tal embarazo, o bien obligarla a que espere la muerte del feto supone mantenerla en un permanente estado de duelo.

Otra causal que ha levantado polémica – incluso en sectores conservadores de la DC – es cuando ocurre una violación. Si la mujer ha sido embarazada producto de ello y no quiere seguir adelante con el embarazo, no se le puede exigir que lo continúe. Ella debe tener la posibilidad de decidir y así impedir una nueva negación de voluntad.

El Colegio de Matronas y Matrones de Chile plantea que hay una falta de información tan grande por parte de los legisladores hacia la ciudadanía, “el proyecto de Ley habla de despenalizar el aborto en solo tres causales y es voluntario, la primera es de riesgo vial depende del equipo médico y en las otras dos es voluntario. Nosotros creemos que la más respetable de todas es la de violación. En realidad lo peor que puede hacer el Estado es obligar a que una mujer violada siga con ese embarazo tras la violación”.

Anita Román, hace una fuerte crítica a los representantes ante el Congreso ya que no se ponen en el lugar de la mujer que entrega en adopción a ese hijo después de una violación, “esa mujer llega a las maternidades en shock, no hay mantención en esos casos. Es realmente tedioso y vomitivo escuchar el 90 por ciento de hombres legisladores hablando y opinando sobre temas de mujeres. Nosotros, matronas y matrones sabemos muy bien cuando es delito o no lo es, nadie ha dejado de denunciar. El tema es que no es la mujer que violan en la calle, sino la que es agredida dentro de su hogar”.

Existen indicaciones en la normativa que obligarían a los profesionales de la salud a denunciar una violación, pero según Román, dicha obligatoriedad no alcanzará a las mujeres para denunciar a su propio padre o abuelo, “y en eso me atrevo a decir que hay indicaciones buenas y malas, en el caso de aumentar los recursos para la contención es muy bueno ya que al contratar más psicólogos se está dando respuesta a una necesidad muy importante, pero lo grave es colocar la denuncia, esto es un atentado a la salud pública, las mujeres llegarán en riesgo vital, nosotros hicimos un juramento de proteger la vida y el secreto profesional”.

Para los profesionales de la salud, denunciar es un atentado a la credibilidad de la salud pública, ella cree que las mujeres no van a ir a los centros hospitalarios o servicios de urgencia por temor de ser tomadas detenidas, “hicimos un juramento y ¿por qué no lo hacen igual los curas, que violen su secreto de confesión y denuncien a los delincuentes que se confiesan con ellos?, ¿por qué nosotras las matronas deberemos denunciar a las mujeres? y si tengo que ir a la cárcel voy a la cárcel, pero no lo vamos hacer”, dijo Román.

Al ser consultada por la solicitud que hiciera la Unión Demócrata Independiente, UDI, sobre la objeción de conciencia, y según las declaraciones del rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, quien ha dicho sobre este tema que ninguno de los recintos de salud que dependen de sus casa de estudios practicará una interrupción del embarazo, Anita Román afirma que tanto la UDI como el rector Sánchez confunden el tema ya que la norma ministerial es para todos, y el Estado, si es aprobada la Ley, puede y tiene el derecho de hacer la promoción, publicidad y oferta del servicio para que la población sepa y esté informada sobre esta nueva norma y que en su segunda y tercera causa tendrá la mujer en sus manos la decisión.

Para Román y sus colegiados esta Ley es muy importante, ya que es una transversalidad de la maniobra sanitaria,«lo más importante es que no dependerá del bolsillo de la mujer. Además empezamos hablar de aborto en serio, sobre el paso de poder elegir, nos vamos dando cuenta que ya no serán los hombres que tengan que decidir por nosotras. Hemos estado presente en gran parte de la discusión, el problema es escuchar a legisladores que no saben lo que es ser pobre en este país, la gente en el mundo rural no tiene las condiciones para hacer un aborto seguro. Hay mucha desinformación”.

El colegio de Matronas y Matrones de Chile aplaude que en un año y medio la Ley haya salido de la Comisión de Constitución, esperan que no sea una maniobra, ya que está en juego la equidad de las mujeres. “No pensemos mal, que se quiere dilatar para que no se apruebe, espero que los legisladores recuerden que es un compromiso de campaña, y nosotros somos los que recibimos a las mujeres que llegan en riesgo vital por alguna intervención sin cuidado sanitario”.

Al término, de la entrevista Anita Román, hace un llamado a las mujeres para que estén presentes en el Congreso Nacional, hacer fuerza y hacer sentir nuestros derechos en la votación del proyecto, dijo la dirigente.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 11 de marzo.