En una amena conversación con el Director Nacional de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, Ángel Cabeza, pudimos conocer la importante labor que cumplen las diversas áreas dependientes de esta entidad pública, tal como bibliotecas a través de todo el país, archivos históricos conservados desde hace cinco siglos y más de 26 museos ubicados de Antofagasta a Puerto Williams, además de los monumentos nacionales ubicados en el territorio chileno.

“Tenemos un patrimonio rico, diverso, profundo, grande”, señaló Cabeza, por cuanto el llamado que hace nuestro invitado es hacia las comunidades para que cuiden y protejan este patrimonio que es de todos los habitantes del territorio.

En este sentido, “si uno no sabe lo que tiene, cómo se da cuenta de lo valioso que significa y cómo lo incorpora a su vida diaria, por lo tanto la educación es central”, señala el director de la DIBAM, y agrega que el desafío de la entidad ha sido a partir de la década de los años 90, mostrar y educar la sensibilidad de las comunidades “lo que se quiere se cuida”.

Los “museos virtuales” han sido un paso importante hacia la modernidad tecnológica de la entidad estatal, especialmente para aquellos que desde la casa o el lugar de trabajo pueden recorrer estas galerías y archivos de forma fácil y en formato 3D. Respecto de los museos nocturnos, que se abren a la comunidad una vez al año, tienen un gran interés de variados públicos y cada vez con mayor cantidad de visitantes, explicó Ángel Cabeza.

Pero, aún quedan desafíos para con aquellos sectores sociales que nunca han ido a los museos o que viven lejos de las grandes ciudades, para que asistan y disfruten de estos lugares que guardan información y objetos de importancia histórica, pero que cada vez se comunican de forma más creativa, relata este arqueólogo de profesión.

Uno de los hechos dramáticos más recientes, relacionado con la pérdida de material histórico valioso, fue el caso de los aluviones que afectaron a la región de Atacama donde se perdió infraestructura cultural y material muy valioso en locaciones como Chañaral y Copiapó, y donde gracias a la digitalización del organismo público se pudo rescatar la documentación histórica, “por eso es tan importante la labor del Estado en el tema del patrimonio por una responsabilidad intergeneracional, y en ese sentido, gracias a que se conservó en Santiago, en la Biblioteca Nacional, los diarios y la prensa de Chañaral, de Copiapó, de la región de Atacama, pudimos hoy día rescatar, digitalizar y poner de nuevo a disposición de la ciudadanía”,  la información perdida, puntualizó Ángel Cabeza.

Otros de los hitos relevantes es el sitio web “Memoria Chilena”, un material digital al servicio de la gran comunidad virtual, pero que podría hacer pensar que ello pudiera aminorar la visita presencial, sin embargo, la cantidad de personas que todavía visita la Biblioteca Nacional es cercana al medio millón de usuarios, donde un tercio va a buscar libros, el otro a participar en actividades culturales y el restante, lo hace para visitar el edificio histórico, especialmente de parte de turistas extranjeros, agrega el Director Nacional de la Dibam.

Un factor clave en el adecuado funcionamiento de los servicios en bibliotecas, museos y archivos, se debe a la profesionalización de sus funcionarios, los que a través del tiempo han ido interesándose en modernizar los métodos de conservación y atención a los usuarios, no sólo en edificios públicos sino que en muchas instituciones privadas que mantienen estos servicios de patrimonio cultural, dijo Ángel Cabeza.

A pesar que nuestro invitado reconoce que hay mucho por hacer y que todavía permanecen ciertas carencias en infraestructura, recursos y personal, se siente optimista frente al futuro inmediato, “en los últimos 20 años hay un despertar de las comunidades respecto de valorar el espacio donde viven, respecto de descubrir su historia, respecto de valorar la diversidad cultural”, expresó a Citoyens 102.5 FM.

A partir de la conexión con comunidades sociales dijo: “creamos la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales en barrios tan emblemáticos como Yungay o Matta Sur, y también se ha hecho en Lota con toda esa gente que tiene herencia minera”.

Más adelante dijo que debe existir una armonía entre el pasado y el futuro. “lo que nos falta en Chile es una mejor planificación de ciudad, una mejor planificación de territorios, más incentivos públicos y privados para la conservación del patrimonio y más educación y eso genera más convivencia, más cohesión y nos hace sentirnos como parte de una comunidad con un destino común y futuro”, dijo Ángel Cabeza.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 8 de abril.