La actividad cinematográfica nacional crece día a día. El cine argumental de ficción, por ejemplo, movió a más de 920 mil espectadores entre enero y noviembre de este año, con un total de 21 estrenos, lo que – en definitiva – no es malo. Eso, sumado a la cantidad de premios y presencia en festivales internacionales que anotaron diversas producciones chilenas plantea un buen escenario. También, a medida que pasa el tiempo, la producción de cine documental gana y gana más terreno y prestigio. Citoyens 102.5 FM invitó a Carolina Azócar y Jaime Carmona, creadores «4º Festival de Cortometrajes Mecal-Chile».

A pesar de ello, el director del Festival, Jaime Carmona, y su productora Carolina Azócar, dicen que hay una patita de nuestro cine que se está quedando atrás. Se trata del ‘cortometrajismo’, actividad creativa audiovisual que lamentablemente no ha contado con el apoyo político necesario para mantener la tendencia positiva en que venía desarrollándose, considerando la calidad del material audiovisual.

Este año más de 100 cortometrajes de unos 35 países participaron en el evento, demostrando que el lenguaje predominantemente visual de los trabajos es universal, al igual que sus temáticas. El tema de la muerte fue predominante en esta versión del evento, lo que a decir de nuestros invitados evidencia que los contenidos de la actividad audiovisual permiten dar cuenta de lo que ocurre en el mundo, ya que si bien existe diversidad, las preocupaciones son comunes en todos lados.

Nos contaron que eso lo recoge Mecal-Chile, y que por eso emprenden actividades paralelas al Festival (incluso previas), como los ‘recreometrajes’, donde apuestan a entregarles contenidos a niños de escuelas y liceos mediante la exhibición de cortos que ellos luego analizan, y sobre los cuales debaten. Catalogaron esas experiencias como riquísimas.

Y hablando derechamente acerca del cortometraje hoy en Chile, dijeron que falta apoyo ya que, sin ir más lejos, este año no hubo fondos de cultura para ningún proyecto de corto de animación, tema donde se ha avanzado bastante. Dieron como ejemplo el cortometraje “Historia de un oso”, de Gabriel Osorio, candidato al premio Oscar.

A nuestros invitados les cuesta entender por qué los políticos chilenos quieren meter las manos en la cultura, y que eso el país no debería permitirlo, Jaime y Carolina indicaron que ningún color político debería apropiarse más del Consejo Nacional de la Cultura, porque no saben y que a raíz del daño realizado, habrá una grave y gran pausa en el desarrollo de los cortos de animación en el país.

Finalmente, señalaron que también es lamentable lo que ocurre en la actividad cinematográfica nacional en general (menos en el área documental), porque si bien hay buenos actores, estos no son bien dirigidos, lo que redunda en malas actuaciones. También criticaron la poca preparación y el poco mundo que tienen algunos directores de cine, lo que redunda en argumentos pobres y lenguajes precarios, y además evidencia falta de lectura.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 13 de noviembre.