Zamudio y Córdova (ADIPTGEN): “sin nosotros la reinserción social no es posible”


Los funcionarios no uniformados de Gendarmería están trabajando – junto a un grupo de parlamentarios – un proyecto de ley que apunte a darles mayor dignidad laboral y terminar con las diferencias al interior de la institución entre los uniformados y los profesionales no uniformados. La idea es mejorar el trabajo de reinserción social en las cárceles públicas chilenas. Citoyens 102.5 FM, conversó sobre dicha temática con Carolina Zamudio, presidenta y Patricio Córdova, secretario de la ‘Asociación de Directivos, Profesionales, Técnicos, Administrativos y Auxiliares de Gendarmería de Chile’ (ADIPTGEN), región Metropolitana.

Según los dirigentes, existe una clara diferencia entre gendarmes y funcionarios no uniformados, en cuanto a las agresiones que sufren estos últimos cuando deben visitar o entrevistar a los condenados en las cárceles o en los diferentes recintos penitenciarios dónde cumplen condena. Ataques, amenazas de muerte, abuso sexual entre otras situaciones graves que sufren estos civiles de Gendarmería y que escapan a la aplicación de sanciones penales para los victimarios, a diferencia de los que ocurre con aquellos que lo hacen contra un funcionario uniformado.

Carolina Zamudio hizo notar que a los autores de estos delitos que obran contra uniformados de Gendarmería se les aplica el máximo rigor de la ley, sin embargo aquellos no uniformados las medidas de protección legal severas no cuentan. Esta es una de las tantas problemáticas que están viviendo los empleados civiles de la institución y que ahora, a través del proyecto de ley, se está visibilizando de frente a la sociedad.

Es importante clarificar que sin estos funcionarios es muy difícil elaborar una estrategia de reinserción social, ya que el aporte metodológico es clave para que estos logros se apliquen en el cambio de paradigma. Ambos directivos son claros en señalar que este es un problema de la sociedad en su conjunto y sin un sistema de integración social de los condenados es difícil percibir buenos resultados. Es el Estado quien debe garantizar que esto se realice, mejorando las condiciones laborales de profesionales y técnicos, pero también aumentando su dotación, señalaron ambos dirigentes.

Para Zamudio y Córdova, el sistema está en crisis, hay falta de funcionarios que elaboren tareas de reinserción, “Gendarmería tiene un sistema tan desigual, que por ejemplo, en los sistemas de cumplimiento de condena en recintos cerrados existen 354 profesionales para atender el proceso de reinserción de 50 mil condenados. Mientras tanto, en el sistema abierto hay 60 mil penados para el trabajo de 570 funcionarios” – agregaron.

Dentro de las peticiones que dichos funcionarios han realizado, se pueden reconocer algunas como el incremento de la dotación de trabajadores en cada una de las plantas administrativas y del personal no uniformado; la construcción de nuevas cárceles en el país que permitan mejorar las condiciones laborales y garantizar la reinserción social, entre otras necesidades elaboradas.

Además, el énfasis presupuestario en el ítem de reinserción debe aumentar considerablemente ya que solo alcanza a un 9,4%, en relación al gasto en seguridad. “El Estado no ha impulsado ninguna reforma que sea relevante, los servicios de gendarmería han recibido medidas parches, pero una reforma como tal no la han ejecutado” – aseguró Patricio Córdova .

Finalmente ambos representantes de ADIPTGEN fueron claros en afirmar que “La modernidad del sistema de gendarmería, pasa por un proceso de reinserción social serio, eso se consigue con los profesionales adecuados, con la cantidad profesionales adecuados y con carrera funcionaria”.

Volver a escuchar la entrevista: viernes 29 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *