Stehberg y Von Holt: Los españoles fundaron Santiago en un territorio que ya existía

foto magdalena von holt
A 476 años de la Fundación de Santiago, y del trazado urbano del Alarife de Gamboa, cabe preguntarse, qué había a la llegada de los conquistadores. En el año 2012, dos investigadores chilenos afirmaron que a la llegada de los españoles a este territorio, éste ya era una importante sede del Imperio Cusqueño. En este contexto, conversamos con el arqueólogo del Museo de Historia Natural, MHN, Rubén Stehberg, sobre el asentamiento incásico que sirvió de base al diseño del expedicionario y luego Gobernador, Pedro de Valdivia.

Stehberg plantea la tesis de que en la ribera del Mapocho existía un centro administrativo del Tawantinsuyo y antes de ello, la cultura Aconcagua, a la llegada de los españoles. “La Plaza de Armas era un asentamiento del imperio inca, Pedro de Valdivia fundó Santiago en una ciudad que ya existía”. Más adelante, dijo que: “hubo algunos grupos en Chile que opusieron tenaz resistencia y otros que se incorporaron, yo diría voluntariamente, porque por ejemplo en el Valle del Mapocho son muy escasos los Pucarás, los centros defensivos (…) porque en otros valles, por ejemplo el Valle del Cachapoal y el mismo Valle Aconcagua, parece que hubo parcialidad indígena que opusieron una tensa resistencia”.

Durante el periodo del Tawantinsuyo se hicieron grandes avances en infraestructura vial en el territorio, que unió el Valle del Mapocho con el Camino del Inca a través de la denominada carretera andina, además de grandes acequias y canales de regadío de varios kilómetros como “Madre Huechuraba” y “Quilicura” para cultivos de maíz y quinua, agrega Stehberg.

A la llegada de los españoles ya existía un importante asentamiento dirigido por el último gobernador inca “Quilicanta”, quien incluso ayudó a Diego de Almagro y más tarde al propio Pedro de Valdivia, y que “los cronistas mencionan que es ’orejón’, de la Casa Real del Perú, o sea, éste es alguien de la familia real que está en el Valle del Mapocho”, como parte de una provincia incaica, agregó el arqueólogo.

Pedro de Valdivia, mientras estaba en el Perú organizando su expedición, ya tenía antecedentes claros sobre el asentamiento indígena del Mapocho, ya sea a través de la red indígena o española, hay que recordar que anteriormente habían estado cerca de 600 españoles en el valle santiaguino, y dadas las características geoestratégicas del territorio para su conquista hacia el Sur, recalca el jefe del área arqueológica del MHN.

La existencia de los “basaltos columnares” en el sector de la Quebrada de San Ramón se ha transformado en un hallazgo impresionante, que da cuenta de la religiosidad Tawantinsuyo, a través de lugares adoratorios y ritualistas, que emergen de la población que habitaba el lugar y no necesariamente del Estado Incaico, dijo Rubén Stehberg.

En la segunda parte, conversamos con la Licenciada en Historia e integrante de la ONG “Cultura Mapocho”, Magdalena Von Holt, sobre el Santiago construido desde los barrios, una vez que se refundó la ciudad por el imperio español.

El nuevo poder español, junto a la evangelización simbólica, logran instalar un nuevo poder sobre la cultura indigenista, a través del sincretismo religioso, el arte barroco o las construcciones iconográficas, “las religiones tiene una fuerza que sobrepasa persecuciones, cruzadas, genocidios”, junto a la lógica del colonizador que busca la riqueza y el dominio del territorio, dijo la historiadora.

“Nosotros como santiaguinos y como chilenos nos hemos puesto encima de nuestro pasado indígena y lo hemos borrado, sobre todo en la zona central, de una manera radical y que ahora está apareciendo, y que dentro de esta pequeña cuota de chovinismo nos gusta que sea inca, porque los incas si eran materialmente grandiosos (…) ojalá hubiera una pirámide, ojalá hubiera un Machu Pichu debajo de Santiago”, recalcó la integrante de Cultura Mapocho.

La pugna sobre la capital de Chile entre las ciudades de Santiago, La Serena y Concepción es posterior y es de una rencilla entre las élites. El concepto de hacer ciudad posee tonalidades diversas pero con un punto cardinal común, “cuando uno sabe, conoce y entiende, puede ser un ciudadano crítico y reflexivo respecto a lo que le pasa por el lado, por primera vez la gente siente que lo que pasa en la ciudad, por lo menos tiene que preguntársele”, acotó Magdalena.

La ONG Cultura Mapocho publicó durante el 2016, el libro patrimonial: “Santiago: 7 recorridos a pie”, que relata la historia de los primeros barrios hasta 1910, como el Barrio Cívico, La Chimba, Yungay, Brasil, Estación Central, Dieciocho y Bellavista. “Los sujetos de la historia no es el presidente y el ministro, y no es solamente el proceso político, sino que son las mentalidades, los obreros, la ciudad, lo urbano”, además, “no era parte de esa historia oficial que nos enseñaron en el colegio y que tenía que ver con lo mismo de siempre, héroes, bellezas, guerras, presidentes y a nivel de ciudad, monumentos”, explicó Magdalena Von Holt.

Pin It

2 thoughts on “Stehberg y Von Holt: Los españoles fundaron Santiago en un territorio que ya existía

  1. Qué bueno, que se estén haciendo estos hallazgos, los chilenos tenemos tendencia a olvidar nuestro origen, a olvidar que somos mestizos y destruimos el patrimonio, por lo mismo. Me gustan mucho estas publicaciones, gracias a estos especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *