Psicólogo Felipe Banderas describe comportamiento de la masa votante en elecciones presidenciales


Elegir a los gobernantes de una nación no es un tema cualquiera. Los votantes, desde que se implementó la modalidad de voto voluntario e inscripción automática es un fenómeno nuevo. En la versión 2017 participó un 47%, 10 puntos sobre las municipales (35%), y más baja que las presidenciales 2013. Por ello, Citoyens 102.5 FM conversó con el psicólogo clínico Felipe Banderas, sobre el comportamiento de los votantes en estas elecciones presidenciales.

El psicólogo Banderas dice que Chile está traumatizado. Entonces, cómo funciona este mundo interno inconsciente desde un trauma que revive experiencias emocionales intolerables para el sujeto y una ausencia de testigos que den cuenta del mencionado estado psíquico. “En este individuo llamado Chile se genera una disociación interna, el trauma lo que tiende a hacer es a dividir y que esas dos partes queden sin diálogo”, dijo Banderas.

Más adelante agregó que esta dicotomía, ejemplificada políticamente en derechas e izquierdas, son dos lugares que quedan disociados, sin conversación. Es el denominado inconsciente colectivo que los chilenos viven como la lucha entre el caos y lo correcto. Somos una sociedad del dolor no elaborado, una sociedad muy deprimida, indicó el experto: “Toda la rabia que uno ve en la calle es una forma de expresar pena, la rabia y la pena están siempre juntitas”.

Para lidiar con el caos y el descontrol, los sujetos van supliendo este vacío patriarcal con compras compulsivas o demandas callejeras, las que según Banderas – en la actualidad- no han llevado generalmente a los ciudadanos a superar el trauma individual y societal.

Chile es una sociedad eminentemente patriarcal con ribetes regresivos e infantiles, entonces, los presidentes que juegan ese rol son los más valorados, figuras como Ricardo Lagos, a quien le faltó llegar al estado del ‘viejo sabio’ y aceptar sus errores, está en ese mundo anhelado de la protección y la seguridad, pero que en el caso de Michelle Bachelet, Chile le pidió demasiado para reconstruir esa imagen paterna anhelada, “es una matriarcado no reconocido y no valorado”, concluyó Banderas.

En su análisis de la figura de Sebastián Piñera, dijo el psicólogo clínico, aunque se acerca a un modelo patriarcal, “queda algo de sus rasgos narcisistas, de su desconsideración como de su falta de empatía”, un lugar psíquico donde se ven identificados muchos chilenos aunque no lo declaren abiertamente. El caso de Alejandro Guillier es como el padre que no alcanza a ser un ordenador del caos, que no cumple cabalmente la función patriarcal.

Los hijos prodigos del ‘Frente Amplio’ obedecen a una figura psicosocial que “intenta hacer algo distinto a lo que que ya estaba establecido, pero es un movimiento que nuevamente no logra contemplar la importancia de lo traumatizado”, señaló el académico Banderas.

“Un sujeto (Chile) así, que está disociado, que hay dos partes de si que no hablan, que está deprimido, que está enojado, que tiene un padre ausente, que tiene un alma más cerca de la llorona, que hay algo ahí que está desgarrado, miedoso, con susto, necesita de memoria, pero el problema es que no es la memoria histórica, no es el evento, es el recuerdo emocional con el cual no puede lidiar”, aclaró el experto.

En otro plano, Banderas comparó la figura de Trump con el candidato Kast, quienes instalaron psíquicamente el ‘muro’ como un símbolo de protección contra el otro, contra ‘la sombra’ que amenaza, lo que está vinculado directamente contra quienes son adversarios ideológicos, inmigrantes y pobres.

Volver a escuchar la entrevista: viernes 15 de diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *