Pepe Osorio: La “Fiesta del Roto Chileno” es una patrimonio inmaterial que enorgullece a sus vecinos


Durante el verano los santiaguinos también tienen fiestas, como la que se hace en homenaje al soldado del pueblo, el “roto chileno”, que se lleva a cabo en el mes de enero, en ella se realizan diversas actividades comunitarias en el corazón del Barrio Yungay, éstas toman protagonismo a través de organizaciones y  vecinos de diversas cuadras y espacios urbanos que participan con mucho entusiasmo. Para saber más sobre esta típica celebración chilena, Citoyens 102.5 FM, conversó con José “Pepe” Osorio, Coordinador vecinal de esta popular “Fiesta del Roto Chileno”.

Según el coordinador del evento, hay datos encontrados y que están en el Museo Comunitario, donde aparece una nota periodística de la fiesta más relevante de la región metropolitana, con fecha 1851 y con ella un programa de las actividades realizadas para su conmemoración. Es por ello que hace 10 años se logró recuperar este acontecimiento del patrimonio cultural por parte de los vecinos, quienes lograron instalar en el inconsciente colectivo que en el mes de enero se desarrolla en la gran metrópolis la fiesta barrial más importante del país.

La historia cuenta que cuando se hizo el monumento en homenaje a los ciudadanos populares que participaron en la “Guerra del Pacífico”, se realizó una gran celebración. Hay que señalar que al término de ella se incorporaron territorios nuevos al país, tales como las regiones del norte y la Araucanía. Tras ello se buscaba algo propio y se forja en la figura del roto chileno la identidad nacional, el que aparece a torso desnudo con un arma empuñada, fiel reflejo de quienes fueron forzados a combatir en la guerra, campesinos y pobres asalariados, relató Osorio.

A través de las organizaciones populares se ha vigorizado esta fiesta y las asambleas comunitarias han brindado un sello especial a las calles del barrio. “A partir del 2014 es un evento de patrimonio inmaterial, se solicitó que fuera reconocida como tal por el Estado, ya que él puede reconocer a personas o actividades. Nosotros ingresamos la solicitud, pero en el sitio oficial del Consejo Nacional de la Cultura, aparece como patrimonio inmaterial, como hecho consumado, ojalá que implique que, frente a cualquier posibilidad de cambios de gobiernos comunales o intentos de suspensión se pueda proteger y no eliminarla. Lo que necesitábamos es que esto se mantenga (en el tiempo)”, indicó el dirigente social.

Lo interesante de esta celebración es su dualidad ceremonial, en la mañana un homenaje oficial, en el cual los militares ponen ofrendas y en la noche es una suerte de carnaval popular abierto a toda la comunidad y a los cientos de visitantes. Desde el año 2006, las organizaciones, luego de ser declarada zona típica, decidieron reapropiarse de la celebración, de resignificar esta fiesta patrimonial. En función de ese “roto chileno”, son aquellos vecinos que luchan por una mejor calidad de vida y por su patrimonio de identidad.

La fiesta ha tenido su historia en el tiempo, sus organizadores han hecho una autocrítica para mejorar o eliminar actividades, lo que ha molestado a ciertos residentes. Hay una tradicional caminata alrededor de la plaza y tirarse chayas, lo que creó muchas complicaciones en años anteriores, pero desde hace 4 años, el 20 de enero, lo han dedicado a los niños para transformarlo en la fiesta de agua y chayas. El resto del programa se complementan con actividades ciudadanas, mapeos comunitarios y ocupación de calles para expresiones culturales de los propios vecinos.

El barrio se destaca por tener una diversidad social y cultural de inmigrantes, los que también son partícipes de las celebraciones con una fuerte presencia de peruanos, colombianos y ecuatorianos. Entonces, surgen espontáneamente los encuentros gastronómicos donde se intercambian sabores de las cocinas típicas de sus respectivos países. Además, hay que destacar que “Yungay” es un nombre peruano, lo que permite tener un modelo de integración, y para “Pepe” Osorio, coordinador de la Fiesta, asegura que aquellos que más festejan esta fecha son las comunidades de inmigrantes.

En los últimos dos años, se han sumado a las actividades sociales y culturales, campeonatos de voleibol y fútbol. Además, una Cumbre latinoamericana y encuentros de convivencia comunitaria donde se dialoga acerca de las problemáticas de la comunidad. La “Fiesta del Roto Chileno” ya es patrimonio inmaterial, sobre todo porque son los vecinos, ciudadanos del barrio, quienes se han “tomado” sus calles, producen y hacen de la cultura barrial una forma de vida. La diversidad cultural entre sus vecinos les permite interactuar de manera diversa con otras culturas latinoamericanas, lo que hace patente la historia y la lucha que dieron y dan a diario sus hombres y mujeres por tener una mejor calidad de vida en sus barrios.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 13 enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *