ONG “Cultura Mapocho” invita a conocer una ruta desconocida del patrimonio del Deporte y la Recreación en Independencia

foto Julio Alarcon
La migración extranjera, desde mediados del S. XIX, a través de distintas prácticas deportivas modernas proliferaron inicialmente en Santiago y Valparaíso, no sólo con su práctica, sino que la asistencia paulatina de público familiar. Eso motivó a Citoyens 102.5 FM, a conversar con Julio Alarcón, profesor de Historia y coordinador de Cultura Mapocho, sobre la “Ruta patrimonial del Deporte y la Recreación”, en la comuna de Independencia.

En el antiguo sector llamado “La Chimba”, mediante un paulatino proceso de urbanización y conexión con el centro cívico, permite la instalación de recintos deportivos, algunos sobreviven hasta nuestros días, como la Piscina Escolar, el Estadio Santa Laura y el Hipódromo Chile. “La ruta del deporte y la recreación nace básicamente del interés de dar a conocer una historia, que es bastante desconocida, respecto de lo que es ese sector de Independencia”, alrededor de la Plaza Chacabuco, con varios hitos urbanos deportivos que han sobrevivido al tiempo.

Dentro de las curiosidades históricas encontradas, el historiador dijo que, por ejemplo, muy pocas personas saben que la práctica del ciclismo tuvo una representación muy importante en esa comuna, ya que el Estadio Santa Laura tuvo una pista especial para su entrenamiento. También, el Club Deportivo de la Universidad Católica mantuvo sus instalaciones hasta el año 1971, antes de construir el actual San Carlos de Apoquindo, en un recinto ubicado en avenida Independencia con calle Julio Martínez, donde se ubica actualmente una villa de carabineros. Lo mismo ocurrió con clubes de colonia como el Audax Italiano, en calle General Saavedra y el Estadio Sirio, aunque este último no tuvo equipo en la competencia oficial, agregó Alarcón.

La clase media emergente, durante el S. XX, va incorporando deportes en franca imitación a lo que ocurría en Europa, y dadas las condiciones de tiempo libre que tenían las familias hacia el año 50. Un ejemplo claro de este fenómeno urbano fue el sector “La Cañadilla”, como espacio social que antecedió a la actual Independencia y se le apodó como concepto paralelo a la denominada “La Cañada” o Alameda de las Delicias, y que hoy no está exenta de fenómenos tales como la inmigración de extranjeros y la inmersión devoradora de inmobiliarias, dijo el coordinador de Cultura Mapocho.

El propósito de la ONG, que ya lleva 10 años de trabajo patrimonial, tiene relación con que “el santiaguino fuera turista dentro de su propia ciudad (…) de un amplio desconocimiento que tenía la gente respecto de su historia, pero a la vez, cuando empezamos a desarrollar los recorridos, sí captamos que hay mucho interés de la gente en conocer, y ese es el éxito que tiene principalmente este tipo de actividades, y hoy día se ha diversificado mucho”, acotó el profesor de Historia.

Los recorridos – a pie – que realiza “Cultura Mapocho” en diversos sectores de la ciudad duran entre 2 y 3 horas, con relatos históricos y anecdóticos que permiten conocer lugares, personas y hechos que marcaron hitos en el pasado, pero que nos recuerdan emotivamente la importancia de estos espacios sociales para preservar el patrimonio material e inmaterial de una cultura viva. Es el caso del recorrido por el Hipódromo Chile, a diferencia del Club Hípico, que fue un icono de la elite santiaguina en las calles República, Dieciocho y Brasil, este recinto norte de la ciudad tenía un carácter más bien popular, heredado del Barrio “La Chimba”, donde – no casualmente – se instalaron barrios obreros, conventillos y el Instituto de Higiene, recalcó Julio Alarcón.

Los cambios que ha tenido la sociedad chilena, para Cultura Mapocho, es un pie forzado en la metodología de mostrar los espacios patrimoniales, con ingredientes sociológicos e históricos que van más allá de la anécdota acostumbrada, con puestas en escena que van dirigidas hacia la reflexión colectiva de los ciudadanos participantes y de este modo, buscar la interpretación sobre “cuál es el aporte que se ha generado en torno a eso y cómo estos espacios deportivos reflejan las transformaciones culturales y de sociabilidad de la gente”, indicó el representante de la ONG patrimonial.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *