Ojeda: “Martín Rivas es un héroe que no alcanza a ser héroe”


Como casi un arquetipo del chileno y una de las formas más tristes del alma nacional, definió en su visita a Citoyens 102.5 FM el sociólogo y fundador de Cultura Mapocho, Luciano Ojeda, a la figura de la literatura chilena Martín Rivas. Dijo que a Rivas es posible confrontarlo con Francisco Bilbao -desde la ficción a la realidad, desde un personaje literario a uno de verdad- un revolucionario que parte con el liberalismo a mediados del siglo XIX, y que hasta es exiliado y muere fuera del país.

“A esta estampa descrita anteriormente se contrapone la figura del provinciano temeroso que llega a la ciudad, Martín Rivas, que si bien representa una aspiración por ser mejor, lo hace de un modo que no es el más elegante. “Bueno, se ha acusado sistemáticamente a Martín Rivas de ser un personaje arribista, que renuncia a sus ideales cuando se casa con la hija del rico hacendado Dámaso Encina”, dijo Ojeda.

Además, según el sociólogo de Cultura Mapocho, “participa en la Revolución del ’51, es condenado a muerte, lo salvan sus contactos y se convierte en administrador de los bienes de la familia de su mujer, traicionando todo aquello por lo que había luchado”.

Según nuestro invitado, Martín Rivas, que es un personaje de ficción conocido por todos los chilenos- es un héroe civil que no alcanza a ser héroe, y ya es parte del imaginario nacional, un modelo de persona normal. Y justifica aquello porque la cultura chilena se funda en la idea del héroe sacrificial. Agrega que “el capitán Prat es un muy buen ejemplo, un ejemplo muy bien armado, y como todos los chilenos no somos iguales, la construcción de la identidad nacional oficial parte luego de la Guerra del Pacífico, para intentar homogenizar el nuevo territorio nacional, que antes iba del río Biobío al río Copiapó”, relató Ojeda.

Y después que el ciudadano Ojeda dijera que a partir de las figuras consulares de Prat y Rivas se construye la identidad nacional, nos fuimos a la perspectiva ucrónica.

Teniendo como punto de partida los textos de Baradit y Ortega, Prat no muere en Iquique, en Chile se descubre la Metahulla en el Golfo de Arauco, combustible que permite que las naves de la Armada Nacional vuelen y hagan estallar Lima. Luego, el capitán Prat se convierte en Presidente de Chile – que ya es una potencia mundial por el nuevo comburente -, y como ministro de Defensa Nacional nombra a Martín Rivas, quien posteriormente se convierte en Presidente de la Nación en 1910 y en 1924.

¡Y quedamos con ganas de más!, así que lo dejamos comprometido para futuras visitas y conversas en Citoyens: Pecados y Virtudes de la Ciudad.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 10 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *