“Mimo Tuga”, un patrimonio artístico callejero para el mundo ciudadano


El ‘Mimo Tuga’, el personaje de calle más importante de nuestro país acumula un vasto recorrido por los escenarios urbanos del mundo. La gente lo ama por su desplante y humor en las calles de Valparaíso y por cierto, donde él se presenta. El microespacio ‘Conexión Patrimonial’, de Radio UChile, conversó con Rodolfo Meneses, actor intérprete de ‘Tuga’, acerca de su oficio patrimonial y artístico que día a día – desde hace 20 años – instala en el escenario más democrático del arte ciudadano, la mismísima calle.

‘Desorden en la Vía Pública’, es un documental sobre su trabajo callejero y producto de un premio euro-latinoamericano (REDELAE), que lo posiciona en la primera división de ese arte escénico a nivel global. Para este actor de la pantomima nacional, el objetivo del ‘Tuga’ es contribuir con un granito de arena a cambiar el mundo y “empoderar a la ciudadanía”, porque en la actualidad “la gente está pegada a la tele”, y lo que se necesita es todo lo contrario, más cultura y conocimiento en un encuentro alegre y comunitario – señaló.

Meneses cree a pie junto que el espacio público es lugar social para crear y jugar en familia. El proclama la ‘Revolución interna’ como el motor que se necesita para poner en circulación los sueños y los ideales. Sus comienzos en el arte callejero ya tenían un camino trazado. A los 14 años, – relató el actor – mientras trabajaba en un supermercado, recibió de sus jefes la solicitud de regalar flores para el ‘Día de la Madre’ con su cara pintada. Tal vez ese fue el chispazo necesario que encendió su vocación y su oficio actual.

“Me hice adicto a esa conexión” con la gente en las calles y desde esa ocasión fortuita no ha parado. Pero, también es una arte que hay que poner en valor a través de los medios de comunicación. Eso es lo que espero, confesó Meneses, en relación a la entrevista de Citoyens 102.5 FM, “que la calle llegue a la radio, hoy la calle está hablando por una sintonía nacional, por streaming”.

Esta travesía urbana y artística no ha sido del todo miel sobre hojuelas. En este transitar por diversas ciudades del país y del mundo, en más de una ocasión se ha visto expuesto a detenciones policiales, pero donde el ‘Mimo Tuga’ no ha sido la única víctima. Meneses no entiende las detenciones a los artistas callejeros, especialmente, “en un país donde queremos cultura”, y dirigidos a algunos oficios patrimoniales que todavía son reprimidos como delitos.

Pero no todo fue aprendizaje autodidacta para Meneses. A falta de escuelas en Chile que enseñaran el arte de la pantomima, tuvo que emigrar a Argentina y allí aprender las técnicas y valores de la interpretación escénica, que el bufón, el arlequín, el clown y el mimo ya acumulan por miles de años en la cultura universal. Respecto del rol social del artista, aclaró que su función es clave para la vida ciudadana, “somos pulmones en la ciudad, somos un árbol que recicla el oxígeno”.

Cuando se le preguntó acerca del escenario que había escogido para expresar su arte teatral, este histrión urbano dijo sin titubeos que las salas teatrales cerradas no eran de su interés particular, sin embargo, “la calle está abierta los 365 días del año”. Más adelante, agregó que muchos artistas que en un momento histórico enarbolaron banderas de lucha social y cultural en dictadura, algunos incluso, junto a Andrés Pérez, hoy transitan por las telenovelas y la publicidad, y se olvidaron del arte callejero.

La improvisación y una ‘maleta imaginaria’ de experiencias permiten que este ‘clown urbano’ trabaje a partir de un mapeo territorial predeterminado, fijando los limites con antelación para que el resto de la escenificación callejera surja del acto espontáneo con los ciudadanos. “Tienes que escuchar la ciudad y desde esa escucha ver lo que está pasando (…) es una radiografía de la sociedad”, de aquí a la China, y en cualquier plaza del mundo, declaró.

No todos los transeúntes entienden su humor, porque cada país y ciudad tiene sus propios códigos culturales. Sobre sus experiencias en Argentina y otros países orientales, Meneses dijo que le han pasado cosas muy tristes y otras muy gratificantes. Por ello, cree que se debe tener mucha sensibilidad y empatía por todos los públicos, sin excepción.

El nombre de ‘Tuga’ obedece a la época del colegio donde se mofaban de él y le decían ‘cara de tortuga’, de allí su diminutivo artístico de ‘Tuga’, como una forma de “reírme de mí mismo” – recordó.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 1 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *