Miguel Davagnino: el testimonio de un juglar de la vieja guardia radial chilena

foto Davagnino
Un pueblo debería empezar a conocer y amar su música muy temprano. Una educación temprana ligada a la cultura y la música, al arte popular chileno, se podría escuchar desde los jardines infantiles. Esto proporciona amor a lo propio, a un nivel que no necesita una ley que obligue a escuchar música chilena. Las radioemisoras son fieles compañeras a la hora de informar y animar el espíritu, que desde el año 1923, acompañan en hogares, oficinas, vehículos y vía online desde celulares. Por ello, Citoyens 102.5 FM, conversó con el histórico locutor de la ex Radio Chilena y Aurora, Miguel Davagnino, sobre su historia testimonial en la radiotelefonía chilena.

Nuestro invitado recuerda sus primeros años en radio Chilena y destaca el rol fundamental que tuvo el Cardenal Raúl Silva Henríquez al modernizar – no solo técnicamente este medio – sino como un vocero del campesinado, en el contexto de la Reforma Agraria, y del pueblo chileno en general. Y fue justamente en esta radioemisora del Arzobispado de Santiago, producto del terremoto de 1985, cuando un grupo de animadores y artistas, de la mano de Mario Gómez López, se reunieron en un escenario de San Antonio para coordinar la ayuda a los damnificados.

Davagnino recuerda que el escenario solidario se había instalado al costado de la parroquia local, y en un momento clave, mientras actuaba la actriz Gabriela Medina y Jorge Yáñez, se avisa por altoparlantes que dichos camiones con ayuda estaban siendo desviados hacia los recintos militares. Entonces, recuerda el locutor, brotó espontáneamente la rabia ciudadana, la que se vió acrecentada por el gesto de un militar arriba del proscenio, que arrebatándole el micrófono a los conductores, interrumpió el acto. Inmediatamente, los organizadores se vieron rodeados por los efectivos militares, a golpe de “culatazos”, y que luego de continuos forcejeos con la gente que estaba en el lugar, lograron ser liberados y posteriormente deportados fuera de la provincia por patrullas militares, ya que la autoridad los había declarado “personas non grata”, relató.

Desde las primeras décadas del siglo XX, las radios transmitieron en directo: radioteatros, informaciones noticiosas, comentarios políticos y presentaciones musicales. A partir de la idea de un butlizer en Estados Unidos, Davagnino cuenta que surgió la idea de hacer un programa con éxitos musicales, así nacieron las “parrillas” en base a melodías solicitadas por los auditores. Es la época de “Discomanía” con Raúl Matas, Ricardo García y otros importantes locutores, como Miguel Davagnino, que presentaban los vinilos de grandes industrias discográficas como RCA Víctor, EMI Odeón y Philips, las emisoras se transformaron paulatinamente en “radios tocadiscos” y nacieron con ellas los “discjockey”.

“Nuestro Canto” surgió el año 1976 en radio Chilena, programa que acaba de celebrar su vuelta a las pistas, luego de 40 años, en radio Cooperativa. La música característica del espacio radial, originalmente, fue de Violeta Parra, posteriormente se utilizó la versión de Inti-illimani y en la actualidad se emite el “cover” de Los Bunkers.

El programa fue “monitoreado” constantemente por la Dirección Nacional de Comunicación Social,DINACOS. En una ocasión, recuerda Davagnino, fue recibido el año 1974, junto a otros cantores populares, por la autoridad máxima de dicho organismo del gobierno militar para decirles que: “nunca más se va escuchar en Chile música upelienta y boliviana”. Sin embargo, al año siguiente recibió una invitación de la RCA Víctor (ex IRT), para asistir al lanzamiento del disco “Barroco Andino”, a la cabeza de su director Jaime Soto León. “Este disco tenía zampoña, quena, charango, pero tocaban a Bach (…) y venía un tema muy hermoso que se llama ‘Badinerié’ (…) yo no hacía todavía ‘Nuestro Canto’ pero tenía un programa en la noche y toco ese tema – porque además estaba legalizado – lo había entregado la IRT con un director que tenía el apoyo de la Junta de Gobierno, por lo tanto no tenía problemas, y empezó a llamar la gente, entre ellos una mujer, muy emocionada, que me dice: muchas gracias señor porque creí que nunca más iba a escuchar en este país, esa música”, agregó.

Durante la dictadura en radio Chilena, Davagnino recuerda que: “lo que el Cardenal (Silva Henríquez) nos planteaba era decir la verdad y cuidar la existencia del medio”. Además, rememoró una anécdota entre Senén Conejeros y el Cardenal, en que el periodista le cuenta sobre un acuerdo del personal de la emisora para no trasmitir la cadena oficial de la dictadura, a lo que el prelado le dice que esa decisión podría significar el cierre de transmisiones “van a clausurar la radio, estamos cumpliendo una función, decir la verdad”, acotó.

El animador de “Nuestro Canto”, dijo que las transmisiones vía online de las emisoras digitales llegó para quedarse entre nosotros y hay que aprender de ellas, porque es un sistema que se puede escuchar más allá de las fronteras físicas de las ondas magnéticas. En lo referente a las Radios Comunitarias, dijo que a pesar que la Ley nos les permite autofinanciarse y su bajo alcance de señal, “las radios de mayor sintonía son las radios que están más cerca de la gente”, dijo Davagnino.

Pin It

One thought on “Miguel Davagnino: el testimonio de un juglar de la vieja guardia radial chilena

  1. Pingback: CCESANTIAGO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *