Luis “Mico” Henríquez: el oficio patrimonial de la caricatura política y el retrato social


El humor de crítica social tiene un origen en la etapa final de la Edad Media y principios del Renacimiento. De carácter satírico, acompañaba a la mímica, la visión política de los artistas con la complicidad del pueblo llano. ‘Conexión Patrimonial’, de Radio UChile, conversó con el dibujante Luis “Mico” Henríquez, sobre su oficio patrimonial que cumple 30 años como dibujante, caricaturista y retratista social en diversos medios de comunicación.

En abril de 1988 inició su carrera como dibujante humorístico en la Revista Análisis. Su aterrizaje en este formato de papel couché fue gracias al abogado Roberto Celedón, en los meses previos al plebiscito de octubre de ese año. “Fue una oportunidad que no nunca terminé de agradecerle”, porque le permitió a ‘Mico’ debutar en un momento clave de la historia política de Chile y a través de una poderosa arma para enfrentar la Dictadura Militar.

Este oficio patrimonial del humorista gráfico requiere poseer ciertas competencias muy especiales, las que según “Mico” se pueden sintetizar en el poder de observación y la escucha ciudadana permanente. “Sentir lo que está en el ambiente, lo que está comentando la gente, el comentario que hace el pasajero junto a la micro, en el Metro, que está siempre lleno de ironía, eso me alimenta de muchos chistes” – explicó.

Pero no todo el trabajo se instaló en la arena política, dijo el caricaturista, aunque dibujó al General Pinochet hasta su último día de vida, publicado en el ex Diario La Nación. Aquello lo marcó en la retina social de la ciudadanía. Posteriormente, el mismo medio le solicitó viñetas de humor en el suplemento deportivo del periódico, la “Revista Triunfo”.

“A los 3 años ya dibujaba como un niño de 8”, según lo que le relataron sus padres. Sus primeras inserciones previas al ejercicio profesional, y luego de haber estudiado Bellas Artes en la Universidad Católica y Licenciatura en Artes en la Universidad de Chile, fue en una publicación clandestina del Instituto Nacional, “Onda Institutana”, y años más tarde, en la Revista “Policarpo” que editaban las comunidades cristianas ‘progresistas’.

Pero, su trabajo fue más allá de las revistas. El año 1986, en una capilla de la comuna de Lo Prado, formó parte de un grupo de jóvenes al alero de esa parroquia, la que había sido incendiado por organismos de seguridad de la Dictadura Cívico-Militar. Allí se formó Taller de Difusión Popular (TDP), hasta la llegada de Monseñor Juan Francisco Fresno a la Iglesia de Santiago, quien cerró este tipo de iniciativas por considerarlas fuera del orden pastoral, relató Luis Henríquez.

Así nació la Brigada Camilo Torres, que en forma popular y espontánea, lejos de la solicitud del Partido Izquierda Cristiana, se transformó en un hito urbano bajo un estilo muy especial en su ‘rayado’ de muros. “Fuimos la primera brigada muralista que se metió en el tema de poner iconos cristianos en las imágenes de los murales”, graficando la esperanza y la teología de la liberación, a pesar de los tiempos violentos que se vivían en esa época antidemocrática, recordó el artista.

Sobre los niños de ayer y de hoy
En la década de los 90, y en dos temporadas televisivas, Luis Henríquez integró el equipo del programa “Pin-Pon”, del actor Jorge Guerra. Sobre esta experiencia en TVN, acotó, “me inspiró mucho en lo que él buscaba con las imágenes, había una especial sintonía”. En la actualidad, su trabajo en las escuelas ofrece frutos socializantes increíbles, “tal vez no van a aprender a pintar en 3 horas, pero la experiencia los va a marcar”, especialmente en aquellos escolares inquietos académicamente, recalcó.

En la actualidad, trabaja en la viñeta del Diario Electrónico de Radio UChile, dos veces a la semana, a través del personaje ‘Valentina’, que representa a una estudiante universitaria, y su gata ‘MariJuana’, las que comentan la actualidad política y social.

Sobre el cierre de periódicos y revistas, y el consecuente despido masivo de profesionales de las comunicaciones, Luis Henríquez manifestó su tristeza por la desaparición de estos medios impresos, pero al mismo tiempo cree que “el formato digital, el Instagram, justamente, medios que utiliza con mucha potencia la generación actual (…) es una oportunidad que no hay que desaprovechar”, para seguir mostrando el humor gráfico contemporáneo, recalcó Luis “Mico” Henríquez.

Vuelva a escuchar la entrevista: viernes 15 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *