La escritora Patricia Cerda nos muestra un Chile entre la historia oficial y la ficción


“Mestiza” y “Rugendas” son las dos últimas novelas históricas publicadas por Ediciones B y ambientadas en el Chile del siglo XVII y XIX, respectivamente. Patricia es Doctora en Historia por la Universidad Libre de Berlín y natural de Concepción donde estudió su licenciatura. Alemania la acoge por estos años pero viaja regularmente a Chile para relatar su nueva faceta de escritora. En sus novelas está claro el rigor de la investigación histórica y la sutileza literaria de una escritora a cabalidad. Citoyens 102.5 FM conversó con Patricia Cerda acerca de sus obras y sus periplos por las ciudades del mundo.

“Mestiza” retrata el Chile de la Colonia, en plena Guerra de Arauco, y narra la vida de una cautiva mestiza, hija de una también cautiva española y de un cacique mapuche, que es capturada en las cercanías del Lago Lanalhue y vive la agitada vida de una prisionera de los españoles del fuerte de Arauco. Durante su larga vida ejerce el oficio de panadera, encomendera, monja, cantora, samaritana y cronista de su propia historia en estas confesiones de su ‘cautiverio feliz’. Esta novela toma la forma de una confesión desde una pluma de setenta años en la lejana Sevilla, compilando sus recuerdos de la vida en Arauco, Concepción, Santiago y Sevilla.

Por otro lado, la novela “Rugendas” relata la romántica relación de intenso amor epistolar entre el pintor alemán Juan Mauricio Rugendas y la destacada talquina Carmen Arriagada. Basada en numerosas cartas que ella escribiera a su amor imposible y que Patricia tuvo a la vista en Berlín, la novela transcurre en el Chile de entre 1830 y 1850 dando cuenta de la relación prohibida entre el artista bávaro y la aristocrática maulina.

Es la historia novelada del Chile gobernado por Diego Portales, en medio de la guerra contra la Confederación Perú Boliviana. Rugendas entrevista, comparte, trabaja y pinta a notables chilenos y extranjeros como Andrés Bello, Faustino Sarmiento, Charles Darwin, Isidora Zegers, Vicente Pérez Rosales, Claudio Gay, el mismo Ministro Portales, Mercedes Marín, el almirante Blanco Encalada y muchos más que dan a la historia un tono y un color que permite entender mejor las vicisitudes de la conformación de lo que hoy consideramos nuestra identidad como nación.

El personaje de Carmen Arriagada es retratada como una mujer inteligente, una suerte de Ana Karenina que no se atreve a reconocer su amor. Con una intensa vida interior y un amplio bagaje cultural, la protagonista ficcionada, debe medirse y mentir sobre su amor hacia el pintor alemán. Casada con un coterráneo de Rugendas, Carmen se enamora perdidamente del artista y comienza un largo intercambio de cartas, unas formales y otras secretas y amorosas, que los mantendrá vinculados por muchos años.

Patricia Cerda explicó que su primera novela “Mestiza”, que ya va en su tercera edición, ha sido propuesta como lectura opcional en algunos colegios de Santiago para conocer el ‘Chile Colonial’. La autora dijo que es una alegoría de nuestras propias raíces y nuestra identidad como chilenos, “nosotros somos mestizos en nuestra cultura” y el hecho de que no quisiéramos aceptarlo ha ido cambiando con el tiempo.

Más adelanto agregó que Chile se ha identificado mucho más con lo español, con lo europeo, y lo que hace en esta novela es crear una ficción que le da un contenido positivo a esas raíces para que la gente se pueda identificar con ellas fácilmente.

Sus novelas son una acuciosa investigación histórica en que aparecen los escenarios y los personajes de la historia real, autoridades, instituciones y hechos históricos tal como acaecieron, pero que la autora desarrolla como ficción literaria de modo que el lector pueda identificarse con esas emociones, conocer esos hechos históricos y entenderlos mejor.

Patricia Cerda aspira a que sus lectores se entretengan aprendiendo y aprendan entreteniéndose, y recalca que su experiencia ha sido muy interesante a partir de conversatorios y tertulias en varias ciudades donde ha preesentado sus obras.

Sus personajes, especialmente los femeninos, han germinado más espontáneamente que los masculinos. La autora defiende la ventaja que le otorga el género de la novela histórica para exponer la sensibilidad de una época, el poder transportarse a otros periodos para comprender las historias en su contexto.

Volver a escuchar la entrevista: viernes 16 de febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *