Jorge Toledo bucea sus pasiones entre bacterias y células del micromundo


Estuvimos con el candidato a doctorado en ciencias Jorge Toledo, un joven de treinta años que hoy por hoy se motiva con la neurociencia, pero que partió desde la biología celular molecular y que quiso compartir sus pasiones por la científicas con los auditores de Citoyens 102.5 FM. “La neurociencia es muy divertida porque tiene muchos aspectos por donde estudiarla”, dijo.

Su punto de partida de nuestra conversación se inicia con la creación de microscopios ultra sofisticados que son capaces de asombrar a través de imágenes tridimensionales de gran resolución, por ejemplo aquellos que nos permiten mirar la naturaleza molecular a escala hiperminimizada con el fin de descubrir y entender este micromundo tan complejo y fascinante. “Algo tan sencillo como un pedacito de cebolla tenía componentes más pequeños, estaba construido de pequeños ladrillos, lo que conocíamos de la naturaleza era muy poco”, señaló.

En este diálogo con el joven investigador del BNI (Instituto de Neurociencia Biomédica) pudimos escarbar desde su interés por la ciencia básica hasta la ciencia aplicada. En este sentido en el área de la medicina estas investigaciones puede ser de gran ayuda para el descubrimiento y aplicación en enfermedades a través de saber cómo se comportan las moléculas en las células.

En materia de divulgación científica hacia la comunidad escolar, por ejemplo con el proyecto “Dendros”, se pueden recoger imágenes que los estudiantes envíen a través de sus muestras para que sean procesadas – con un robot que analiza hasta 400 muestras simultáneas – y posteriormente devueltas vía digital a los colegios. Por ejemplo, ya poseen archivos de especies tan diminutas como la pata o el ojo de una mosca, la sangre o la capa de una cebolla.

Comprender cómo funciona la luz en relación a la microscopía es esencial para el desarrollo de la investigación científica contemporánea.

Su vocación científica no despertó hasta el pregrado universitario. En su vida escolar no encontró las claves necesarias para su despertar por la ciencia. Sin embargo, luego de haber cursado su carrera en la Universidad de Chile todo apareció de repente ante sus ojos de curiosidad, como un destello de pasión por el micromundo y las neurociencias. “En el laboratorio estuvo el cambio”, confesó a los auditores.

También, aunque en un tono nervioso, nos entregó su percepción de lo que está ocurriendo con la ciencia en nuestro país, en relación la creación futura del Ministerio de Ciencias y Tecnología y del estándar de nuestro capital humano avanzado, dijo estar esperanzado en que cambie la percepción de la sociedad hacia los científicos. “Este Ministerio no va hacer nada si es que no se decide darle más plata”, acotó.

El itinerario de un científico tiene cierta rigurosidad que lo acompaña durante todo el día. Jorge Toledo prefiere la noche para avanzar en sus investigaciones porque le es mas cómodo, aunque reconoce que en todo momento está pensando en sus proyectos más allá del laboratorio.

Neurociencias al instante
El joven investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile nos cuenta que el cerebro es una complejidad de mapas neuronales que provoca en los científicos mucha curiosidad y que ha permitido el avance en temas como la memoria y el aprendizaje a través de un juego denominado Axon. Respecto al aprendizaje aclaró algunos mitos: “El cerebro es muy plástico (…) con una vida feliz se puede hacer que se generen las buenas conexiones, aunque no siempre”. Finalmente dijo que la conectividad neuronal es clave para mapearla a través de la microscopía.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 26 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *