Futuro Oleoducto de Sonacol en Maipú entra en controversia con la comunidad y autoridades


El aeropuerto de Santiago ha crecido cerca de un 11% superando los 20 millones de pasajeros, esto va de la mano del aumento del consumo de combustible. La Sociedad Nacional de Oleoductos, SONACOL, encargada de  abastecerlo planea un proyecto que recorrerá 27 km y cruzará parte de la comuna de Maipú y Pudahuel. La ‘Coordinadora NO a Sonacol’ se opone al trazado original. Citoyens 102.5 FM conversó con vecinos y representantes de la empresa para conocer sus inquietudes a esta  problemática social y urbana.

El tema no es simple. Maipú alberga en su territorio la empresa Gasco, un relleno sanitario, líneas de alta tensión, plantas de tratamientos de aguas servidas, por lo que  el trazado de Sonacol constituye un riesgo latente que puede ser generado por la instalación de un tercer ducto que iría por debajo de una población densamente poblada.

Hace 60 años que la empresa Sonacol tiene sus instalaciones en la comuna y es quien abastece a de combustible a Santiago, a través de dos oleoductos instalados años después. El problema para los vecinos es que un tercer ducto en el mismo lugar es peligroso y su calidad de vida se verá francamente deteriorada.

La  campaña ciudadana ‘No a Sonacol’, cuyas voceras, Viviana Delgado y Norma Helztein, de la Coordinadora ‘No + Oleoducto’, están desde el 2013 luchando porque no se instale este ducto de combustibles. Según ambas dirigentas, la empresa no ofrece confianza ni seguridad, ya que existe un registro de accidentes en otras ciudades, y según las voceras, el ente privado no se ha responsabilizado por aquellos accidentes. En tanto, Madie Padilla, Encargada de Relaciones Comunitarias de Sonacol, aseguró que la empresa posee la tecnología necesaria para evitar un futuro incidente.

“Desde el 2013 se busca reemplazar un oleoducto que quedó obsoleto, que necesita mayor capacidad para trasladar el combustible. En el 2015 se solicitó un sistema de seguridad y todavía no  han garantiza zonas seguras. Es por ello que  la comunidad se siente afectada. La Constitución de la República dice que el Estado debe velar por nuestra seguridad. ¿Quién vela por nuestros derechos?” – afirmó Viviana Delgado.

Los vecinos solicitaron cambio al trazado del recorrido del oleoducto para que no se ejecutara cerca de sus viviendas. Según Norma Helztein, el diseño original cruza por lugares densamente poblados como El Abrazo, Villa Los Héroes, Los Bosquinos, La Farfana y Sol Poniente. Además, dijo que “la Villa El Abrazo está en zona de fuego y la propuesta (de Sonacol) es que el trazado parta desde Curacaví hasta el aeropuerto”.

En tanto la representante de la distribuidora de combustibles, Madie Padilla, aclaró que no pueden hacer el cambio al trazado que solicitan ya que el sector que proponen no es viable: “más que modificaciones al proyecto, se están realizando estudios técnicos, análisis de suelos”. Además, el sector propuesto por la Coordinadora es de privados y es considerada una zona protegida.

En este mismo sentido, la encargada comunitaria de Sonacol fue enfática en señalar que es compatible vivir con oleoductos, especialmente porque hay experiencias internacionales que así lo avalan. Un claro ejemplo – aclaró Padilla – es que resulta mucho más peligroso el tránsito de camiones por la ciudad que transportar el combustible a través de oleoductos.

Sin embargo, para los vecinos los comentarios de la empresa no les da seguridad, “hablan que los ductos son seguros. Se olvidan que los errores son humanos y los ductos ya tienen su vida útil, no hay un proyecto de prevención” – agregó Norma Helztein.

El problema del abastecimiento de combustible hacia el aeropuerto es un tema país y el nuevo trazado es una responsabilidad de Estado. Los vecinos son enfáticos en señalar que seguirán exigiendo por todos los medios el cambio del trazado, “nosotros estamos esperando el 28 de junio para que den respuesta de nuestras solicitudes, el Seremi y la Intendenta son quienes  deberán pronunciarse” – argumentó Viviana Delgado.

La empresa aclara que “está en etapa suspensión, es el tiempo que se le da a la empresa para los estudios y dar respuesta a las propuestas”. Mientras tanto, la Coordinadora ‘No a Sonacol’ y el Consejo de la Sociedad Civil (COSOC), señalan que seguirán defendiendo su calidad de vida y la de todos quienes viven en el sector poniente de la comuna de Maipú. El Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) suspendió temporalmente el procedimiento para que Sonacol responda los estudios encargados por distintas entidades públicas.

Vuelva a escuchar la entrevista: viernes 15 de junio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *