El Ferrocarril en Chile: un patrimonio olvidado por moros y cristianos

Marco Sandoval2
El Ferrocarril en Chile data desde fines del siglo XIX y comienzos del XX, y su origen estuvo relacionado con el progreso económico del país, a través del transporte de cobre, carbón, salitre y otros minerales. A pesar de la compleja geografía, los trenes unieron centros productivos con ciudades o puertos, e incluso entre países vecinos. Citoyens 102.5 FM, conversó con el coordinador del “Museo Ferroviario y Amigos del Tren”, Marco Sandoval, sobre la historia del ferrocarril en Chile: un patrimonio olvidado por moros y cristianos.

El ferrocarril trasladó personas, ideas, mercancías y sueños, como un evidente símbolo de la modernidad nacional. En 1910, Chile poseía una compleja red desde Iquique a Puerto Montt cubriendo más de 8.883 kilómetros. El Estado y los privados dejaron morir este medio de transporte en la década de los 80, hoy sólo existen ramales aislados hacia el Sur y algunos dedicados al traslado de materias primas en la zona nortina.

El primer Ferrocarril que se construyó en Chile fue inaugurado en diciembre de 1851. “Ese primer tren no es longitudinal, es transversal, va del puerto de Caldera a la ciudad de Copiapó, pero sólo para sacar los minerales”, pero rápidamente surgió la idea de trasladar pasajeros – incluso – con diseños para recién casados y salas de juego, dijo Sandoval.

Santiago tuvo varias estaciones de circunvalación a principios del siglo XX, inaugurado como parte del centenario de Chile, y que partía desde Plaza Baquedano a Puente Alto y de allí a Pirque. “La empresa de Ferrocarriles del Estado se crea en 1884 y desde que se crea esta empresa del Estado se le asigna un rol social”, acotó Sandoval, con la capacidad de “transportar a precio de costo productos hechos en zonas extremas y llegar a lugares donde literalmente no había población”.

“Se transforma – de alguna manera – el ferrocarril, en las venas del cuerpo, entonces, un tren es la sangre y la líneas, obviamente, son las venas por donde corría ese tren”, relató el coordinador del Museo Ferroviario. Durante casi todo el siglo XX, cumplió un verdadero rol social, y donde el tren llegó a lugares impensados como Chiloé, Curacautín y el túnel hacia Loquimay. “Los militares determinan que el ferrocarril se tiene que autofinanciar y en esa lógica, los ramales se empiezan a cerrar y viene una política de shock en los 80 que coincide con una baja en la demanda del ferrocarril, con una ampliación o la liberalización del sistema de transporte por carreteras y obviamente, el tren no es capaz de competir en esa lógica”, agregó Sandoval.

A pesar de los intentos de los nuevos gobiernos, a partir de la década de los 90, con malas administraciones, cálculos erróneos en sus costos y compras de trenes usados, y que a la fecha, sólo consiguen llegar hasta Chillán. Esto produce también una paradoja entre la población, pues “la gente pide el tren pero no terminan viajando en el tren, porque ese tren no tiene el estándar de las carreteras”, explicó el experto.

En la Región Metropolitana existió un sistema del “ferrocarril de cintura” que cubría sectores comprendidos entre Alameda, San Diego y Santa Helena, con estaciones en Providencia, Ñuñoa, Yungay, Matadero y Barrancas. Aunque en uso estrictamente corporativo, “existe un tren, que los ciudadanos no conocen, que pasa por debajo de la Alameda, que va desde a la Alameda al sector de Yungay, se dirige hasta Valparaíso o hasta Ventanas”, dijo.

El Museo Ferroviario de la Quinta Normal, en 2 hectáreas del parque, alberga máquinas con mucha historia ciudadana, allí se encuentran 16 locomotoras a vapor, 2 de ellas armadas en Chile (Nº 631 y Nº 306), aquella fabricada en 1893 y hecha por la Mitsubishi (1952). Un coche que llama la atención es el modelo presidencial que fue usado por Arturo Alessandri Palma – incluso para salir al exilio – y posiblemente, por Gabriela Mistral para llegar a Santiago desde Valparaíso.

Museo Ferroviario – Amigos del Tren: Interior Parque Quinta Normal. Línea 5, Metro Quinta Normal, acceso por Avda Portales. Fono/fax (+56) 2 2681 4627. http://www.amigosdeltren.cl/museo-ferroviario-de-santiago

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *