Dra. Noé (ICMER): La anticoncepción masculina es todavía un tema tabú para los chilenos


En una sociedad que propende a la igualdad y equidad de género, el tema de la anticoncepción o planificación de los hijos es un tema a compartir en pareja o familia. Citoyens 102.5 FM conversó con la Dra. Gabriela Noé, Licenciada en Ciencias Biológicas, Universidad Católica y Magister en Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, quien es investigadora del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (ICMER), en el área de la regulación de la fertilidad y temas de anticoncepción en mujeres y hombres.

La anticoncepción masculina es un tema desconocido, evitado y muchas veces ‘tabú’, especialmente en una sociedad conservadora como la nuestra. La Dra. Noé relató que el uso del condón es bastante arcaico, aunque en la historia antigua no tenía precisamente el propósito de preservativo, es decir, se usaba para prevenir enfermedades contagiosas.

La experta en anticoncepción dijo que desde esas remotas épocas la humanidad “han querido regular la anticoncepción o planificación de los hijos. Esto duró por mucho tiempo hasta que se comenzó a estudiar anticonceptivos hormonales para regular la fertilidad de las mujeres, que evidentemente eran las que se embarazaban”, explicó la especialista.

Entre los años 50 y 60 aparecen en el mercado las primeras hormonas femeninas denominadas ‘métodos de barrera’, en productos tales como diafragmas y pastillas, los que impedían al espermatozoide unirse con el óvulo. Pero tienen poca efectividad si la mujer se le olvida tomarse la pastilla o el dispositivo cumple su vida útil – acotó la investigadora de ICMER.

La empresa farmacéutica se ha interesado mayormente por la producción y comercialización de anticonceptivos femeninos, que ofrece mayores réditos, postergando la fabricación de anticonceptivos masculinos, porque en buena parte las mujeres son las que se embarazan. Aunque las mujeres se han naturalizado culturalmente sobre el control de su propia fertilidad, se transformó para la década de los años 50 y 60, inclusive, en uno de los pocos aspectos que podían decidir. Las mujeres votaron por primera vez en una elección presidencial en 1952.

Esto abrió un mundo nuevo al género femenino, cierto grado de independencia junto con transformarse en una nueva fuerza productiva, según la Doctora Noé. Pero el tiempo se encargó de reflejarle a las mujeres que tenían a sus espaldas una mochila extra de responsabilidades en la planificación de los hijos.

Más adelante, comentó que los hombres se fueron acostumbrando a descansar de dicha responsabilidad, aunque no son todos: “hay hombres que se dan cuenta que no es tan bueno que solo las mujeres controlen esta situación, sobre todo hombres jóvenes que desean ellos mismos controlar su propia fertilidad. El problema está en la eficacia de los métodos”- agregó.

Según estudios del ICMER, hay dos tipos de eficacia anticonceptiva, los de baja vigencia como los métodos de barrera, que tienen que estar disponibles en el minuto del acto sexual, a diferencia de los de alta eficacia, que controlan y regulan la fertilidad. “Hay otros métodos más radicales como la vasectomía, pero en el sector público no hay, solo en el sector privado. Porque no se han implementado programas (gubernamentales) en vasectomías, espero que ahora se haga algo en este aspecto” – dijo.

Lo fundamental para esta especialista en fertilidad, es que los hombres se interesen más en el tema, lo conozcan en profundidad, y después de tomar la decisión bien informados, accedan a usar la anticoncepción como un proceso de responsabilidad compartida con su pareja.

Gran parte del proceso facultativo de la fertilización masculina está en manos de los urólogos y andrólogos, aunque la Dra. Noé advierte que en el sistema público existen muy pocos especialistas en el área.

Finalmente, la investigadora en ciencias biológicas y médicas, explicó que hay que considerar que en el mercado no existen métodos efectivos para los hombres, no hay más alternativas que el condón para controlar su fertilidad, con todos los problemas que están a la vista, es decir, el mal uso debido a la mala educación sexual y también, la baja calidad de estos elementos.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 20 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *