Dr. Leopoldo Soto (CCHEN): entre la ciencia ficción y la realidad de las energías renovables


El profesor Soto, doctor en Ciencias Exactas con mención en Física, conversó con Citoyens 102.5 FM, sobre la generación, distribución y uso de energías renovables y no renovables en Chile.

Como investigador y jefe del Departamento de Plasma Termonuclear de la Comisión Chilena de Energía Nuclear – CCHEN, señaló que la percepción ciudadana apunta a que la energía sirve – mayoritariamente – para uso domiciliario, pero es en el desarrollo industrial y los sectores productivos donde se consume más energía, especialmente en la minería. Sostiene que cualquier país que desee un desarrollo pleno necesita importantes cantidades de energía para mantener las industrias estratégicas funcionando.

En este sentido, postuló que “el primer dilema en este campo es preguntarse para qué y para quién es la energía que producimos”. Esto apunta directamente a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, en la medida en que la industria traspase sus beneficios al resto de las personas.

Sobre los anuncios de la nueva “carretera energética”, acotó que es un proyecto que aún no resuelve cómo se va a implementar, pero que el concepto básico apunta a una línea de transmisión energética, de electricidad por ejemplo, desde la zona austral (hidroeléctrica), o desde el Norte (solar), hacia el resto del país en un trazado que la traslade a diferentes ciudades y poblados, y donde los productores de esas energías puedan inyectarlas al sistema central. En todo caso, aclaró que el proyecto está aún en pañales, principalmente por la dificultad de producir energía de modo eficiente en distintos lugares de nuestro extenso país.

Sobre la tipología energética que actualmente usamos, el doctor en física aclaró que, en contra de lo que se cree habitualmente – que solo usamos energía eléctrica – y que si bien el país posee diversos modos de producción, una de las más populares y recurrentes en el país es la leña. Pero la preocupación nacional está centrada, por un lado, en el consumo eléctrico, especialmente porque requiere del cada vez más escaso recurso hídrico o el sistema termoeléctrico que se alimenta de gas o carbón.

Otras formas menos convencionales de energía en el país son de tipo solar, de mareas, eólica y geotérmica, sin embargo, aunque son las más ‘glamorosas’ por su bajo nivel de contaminación, son las más amables con el ecosistema y son ‘renovables’. A pesar de lo anterior, este tipo de energías posee el problema de almacenamiento y que es el principal obstáculo para su uso masivo, según el investigador de la CCHEN. En el caso de la energía eólica, así como de la solar, se usan baterías que se cargan y en el caso de la segunda de éstas: “se puede almacenar en sales fundidas que son capaces de mantener el calor”, y que son más eficientes que los ladrillos refractarios.

El Dr. Leopoldo Soto indicó que nuestro país tiene algunas ventajas en este campo energético ya que las “sales fundidas”, así como las baterías y las ‘superbaterías’, funcionan en base al “litio”, y aunque el asunto es discutido por el enorme desarrollo que hay en el mundo en torno de las baterías móviles y de pequeño tamaño, en el caso de Chile bien se podría avanzar hacia la construcción de formatos estacionarios que no requieren de un desarrollo tecnológico tan complejo.

Respecto del futuro de nuestro hito tecnológico y de la “matriz energética”, afirmó el científico, Chile debe producirla de forma diversificada: “no se puede poner todos los huevos en la misma canasta”, y que desde la zona norte se puede producir energía solar y a partir de la Patagonia producir recursos hidroeléctricos o térmicos, así como, avanzar en la opción de tener una ‘central nuclear’, aunque este tipo de generación tenga mala fama ya que hoy existen las condiciones de seguridad que permitirían desarrollarla, como ya se hace en otras latitudes del mundo: “energía nuclear de fisión” con altos niveles de seguridad.

Volver a escuchar la entrevista: viernes 21 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *