Dr. Babul: “La comunidad científica tiene cero participación en lo que significan las políticas de desarrollo de las ciencias y la investigación en el país”


Las Sociedades Científicas de Chile concluyeron que en nuestro país no hay convencimiento ciudadano de los beneficios de la ciencia y tecnología para el desarrollo de las necesidades esenciales del país, lo que fue ratificado por la encuesta sobre cultura científica desplegada por CONICYT el año 2016. Sobre el anuncio del Gobierno para la creación de un Ministerio para dicha área, conversamos con el Dr. Jorge Babul, presidente de las Sociedades Científicas y académico de la U. Chile, sobre la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Luego de más de 30 años de espera, la presidenta de la República, Michelle Bachelet, anunció la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, pero la espera es sigilosa, al respecto el Dr. Babul declara su optimismo reservado: “hay muchas maneras o varias maneras de hacer las cosas bien, el Ministerio es una para fortalecer la ciencia y que la ciencia contribuya al desarrollo del país, pero también hay muchas maneras de hacerlo mal, entonces, obviamente que el Ministerio no es algo mágico, digamos, que va a resolver todos los problemas que nosotros tenemos y la experiencia nos indica que no habido una voluntad para resolver problemas urgentes, entonces, estamos expectantes”, dijo el el doctor en Bioquímica.

Respecto del personero más idóneo para encabezar este desafío ministerial, el representante de las sociedades científicas señaló que, en este sentido, “si el ministro no sabe mucho de ciencia o los que lo rodean no saben de ciencia, si el presupuesto es bajo, no va a resultar”, aunque su apuesta va por un subsecretario científico o también, alguien relacionado con la tarea de investigación, “que sea una persona robusta, dicho en chileno, que tenga ‘ñeque’, porque en realidad la elección de este camino, del ministerio (…) es la mejor manera de pelear por un presupuesto, si tenemos un Consejo, el presidente de ese Consejo no va ir a pelear un presupuesto, por lo tanto es importante que tenga esa fuerza pero que también sepa de investigación en general, no solamente de ciencia”, agregó el Dr. Babul.

La clave de esta larga espera por un Ministerio de CyT se debe, según el Dr. Babul, debido a que no hemos tenido nunca un científico en los gabinetes ministeriales a través de la historia. Por tanto, los temas en estas áreas no se han instalado en las agendas de trabajo ni en las discusiones legislativas. “Todos los problemas de nuestro país, de alguna manera, tienen que ver con ciencia, entonces, no es solamente para los nosotros los científicos, sino que para todos los investigadores, y para todas las áreas necesarias para lograr las metas que el país se propone, imagínese, educación, agricultura, energía, todas esas áreas, salud, es importante la presencia de un ministro y que pueda coordinar las actividades de manera que todo se haga mejor”, recalcó.

Frente al bajo presupuesto destinado a investigación científica y productividad tecnológica que destina el país, el que no supera el 0,4% del producto interno bruto (PIB), el que parece paupérrimo, no solo en el ranking de la OCDE, sino no que también en el concierto latinoamericano, pero que a pesar de conversaciones con los distintos gobiernos, a partir de la década de los años 90, nuestro invitado no ve voluntad política de aumentar dicha cobertura, porque si se hubiese hecho un pequeño aumento en el tiempo, dijo, “estaríamos mucho mejor y no lo estamos”.

En científicos por 1000 habitantes, en relación con Brasil y Argentina, nuestro país sólo obtiene menos del uno por ciento, en comparación con estos dos países, éstos obtienen entre 8 o 9 veces más, aunque hacemos en Chile investigaciones de buena calidad en la producción de publicaciones. El 31% de lo que se invierte en ciencia y tecnología tiene que ver con las empresas, y el restante con el Estado, situación que es inversa en los países miembros de la OCDE. Hay 3 universidades que se llevan el 60% de todo el capital de apoyo a las investigaciones, y sólo una de ellas es estatal.

“La comunidad científica tiene cero participación en lo que significa las políticas de desarrollo de las ciencias y la investigación en el país, entonces, ¿cómo va a ser la participación de la comunidad en el ministerio?”, explicó el presidente de las Sociedades Científicas de Chile.

Frente a la consulta de su nominación como posible ministro de ciencia y tecnología, Jorge Babul, dijo no estar muy seguro de aceptar el cargo, “a uno le gustaría que fuera ser alguien más joven”, además, explicó que a nadie le gustaría ser ministro por lo que resta del mandato actual y “ser el primer ministro es como quemarse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *