Cristóbal González invita leer a todo ritmo su “Tumbao Rebelde: el Rock mestizo de Santo Barrio”


Baterista y fundador de la Banda noventera Santo Barrio, Cristóbal González, devela a Citoyens 102.5 FM, parte de su libro “Tumbao Rebelde. El Rock Mestizo de Santo Barrio”, donde revisa parte importe de la historia musical de esta agrupación y del rock chileno de la década de los 90.

El autor parte a temprana edad de Chile a Venezuela y de allí a España, fue el tránsito obligado de Cristóbal que finalmente aterrizó en su patria original el año 1995. El “Big Bang” de la banda surge ese mismo año, una década convulsionada por el pasado violento y el ya iniciado proceso trunco a la democracia. La post dictadura crea el hábitat necesario para el génesis y periplo de Santo Barrio por el underground chileno, sigue el triunfo en el primer Festival del Centro Balmaceda 1215, luego la grabación en el sello Warner para terminar el año 2001 con presentaciones en Alemania.

Archivista y de buena memoria, el autor confiesa que fueron sus amigos los que lo empujaron a escribir un libro sobre el aporte de Santo Barrio al rock chileno, aunque ya el percusionista había colaborado para revistas tales como: “Extravaganza”, “Terra”, “Zona de obras”, pero faltaba algo de largo aliento, “me lancé a escribir, agarró forma, se lo mostré a distinta gente hasta que llegué a la Editorial “Más que Libros”, a la tienda editorial, a ellos les gustó el proyecto y empezamos a trabajar juntos, y bueno agarró forma, el libro lo lanzamos el primero de septiembre, ha tenido muy buena acogida, ha habido buen feedback, se ha ido vendiendo bien y ha sido un proceso muy interesante, muy reconfortante”, recordó González.

“El movimiento de los 80 un poco quedaba atrás, venía otra etapa un poco en la música de rock latinoamericano en general”, evocó Cristóbal. Aquel es el tiempo de “Casa Babilón” del grupo Mano Negra, “Rey azúcar” de los Fabulosos Cadillacs, “Red” de Cafeta Cuba, en el marco de un tipo de rock con tintes mestizos, con contenidos sociales más claros y que populariza MTV y radio Rock and Pop, junto al boom discográfico donde se incrustan grupos nacionales como: De Kiruza, Sexual Democracia, Los Morton, Fiskales ad hok, entre otras agrupaciones musicales.

Cristóbal González recuerda un Chile enrarecido, un ambiente de convulsiones entre protestas estudiantiles y represión policial, donde el General Pinochet sigue como Comandante en jefe del Ejército, donde ocurren los asesinatos de Claudia López y Daniel Menco, en medio de un discurso oficial que invitaba a no mirar tanto hacia el pasado y la aparición del “Chile jaguar de Latinoamérica”. Era un desconcierto de eufemismos, maquillajes políticos y ocultamiento de temas pendientes sobre derechos humanos, pero que en algunos referentes musicales parecía no existir.

En dicho escenario, González recuerda: “nosotros sentíamos que los grupos de rock estábamos llamados a decir cosas y a comprometernos con las causas que necesitaban ser visibilizadas y que corrían el riesgo de perderse un poco en el tiempo y en el espacio, pero también como grupo sentíamos que era necesario, para lograr ese objetivo, mezclar ese contenido, ese compromiso, con una música alegre y transversal”, acotó el ex baterista de Santo Barrio.

El libro recorre parte del historial del movimiento de rock chileno, la percepción de los fanáticos y seguidores de la banda, el aporte de contenidos contestatarios al son de ritmos movidos que cree haber aportado Santo Barrio al repertorio musical de la época. “Parte de la música que se hizo en aquellos años y de los textos que se fueron proponiendo eran un poquito en la medida de lo posible, creo que hubo varios referentes, pero también hubo muchas agrupaciones que no, que en el fondo aunque eso les significara menos difusión o estar un poco más coartados a nivel de espacios, sentían que era importante decir cosas más allá de lo que el contexto y consenso social lo permitía”, acota Cristóbal González.

“Ahora es más común encontrarse con bandas y con grupos hablando de estas temáticas o haciendo versiones de Víctor Jara, bueno, todo ayuda a que la memoria no se pierda y a que esa perspectiva histórica pueda estar más presente, pero la verdad es que en los 90 fueron un poquito timoratos en ese aspecto”, describió el ex líder fundacional de Santo Barrio.

Ahora, la publicación “Tumbao Rebelde. El Rock Mestizo de Santo Barrio”, de Cristóbal González, escrito en primera persona, espera ser devorado y su autor anhela que esta musicalidad ska se disfrute al compás de la historia y la memoria como una fotografía social de la época.

Vuelve a escuchar la entrevista: viernes 27 de octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *